Comunidades del Corredor Minero compiten por arrancar beneficios

Lo que una comunidad consigue de la empresa minera o del Estado termina siendo incentivo de nuevas demandas de comunidades vecinas.

Un foco constante de conflictividad social es el corredor minero del sur que recorre las provincias de Cotabambas en Apurímac, y Espinar y Chumbivilcas en Cusco. En los últimos días se ha reportado bloqueo de carreteras en esta parte del país que pone en riesgo el 30 % de la producción de cobre.

El reporte del Observatorio de Conflictos Mineros en el Perú (OCM) precisa que en el Corredor Minero del Sur, «cada 30 kilómetros se puede identificar expectativas que se expresan en demandas diferenciadas, que generan movilizaciones con actores distintos que no tienen ni la capacidad ni el interés de articular entre sí».

El Corredor Minero atraviesa 37 comunidades campesinas quechuas: 12 de ellas ubicadas en la provincia de Cotabambas (Apurímac), 24 en Chumbivilcas y Espinar (Cusco) y una en Caylloma (Arequipa).

TAMBIÉN LEE: Amplían bono FISE en beneficio de familias de menos recursos

El reporte advierte una competencia entre comunidades aledañas para obtener mayores beneficios de las empresas mineras o del Estado.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.