Covid-19 da golpe mortal a actividades extractivas
A+

La pandemia del coronavirus golpea a todos los sectores de la economía, pero en particular a tres especialmente importantes para el país: la pesca, los hidrocarburos y la minería, que dependen especialmente de la demanda interna, cortada en estas semanas de aislamiento.

Un estudio realizado por el Instituto Peruano de Economía (IPE) concluyó que el sector pesquero está condicionado por la incertidumbre sobre el inicio de la primera temporada de pesca de anchoveta del presente año, que debía realizarse en abril, es decir, dentro de unos días.

La primera temporada suele ser la más productiva en cuanto a la captura del recurso anchoveta, lo que favorece la producción de harina de pescado, de la cual el Perú es el primer productor mundial, sin embargo, el aislamiento hará que las exportaciones para Consumo Humano Directo (CHD) caigan ostensiblemente, toda vez que China, la Unión Europea y Estados Unidos representan el 60% de nuestras exportaciones pesquera no tradicionales, a lo que hay que sumar las dificultades que afrontan los servicios logísticos para el traslado.

El flujo de contenedores a escala mundial prácticamente se detuvo, y el Perú no es ajeno a esa circunstancia, por más que la harina de pescado, de carga seca no requiere de contenedores refrigerados que sí necesitan las especies de CHD.

Salen peor parados en medio el sector minero y el de hidrocarburos. El DS 044-2020PCM ha permitido, por excepción, que continúen las actividades mineras, pero la orden de aislamiento obligatorio ha llevado a desmovilizar a cientos de trabajadores, pero no todos han podido llegar a sus destinos, lo que perjudica de manera especial los relevos, algo fundamental para las operaciones. La minería no puede paralizarse de un momento a otro, pero algunas empresas han tomado esa drástica decisión; no obstante, todas han coincidido en que cuentan con los insumos suficientes para afrontar la cuarentena.

MENOS PROYECTOS MINEROS

El problema que se avecina es por cuánto tiempo las mineras pueden resistir la paralización, mientras observamos el desplome del precio del cobre o la casi nula producción de petróleo.

El Covid-19 ha hecho que el precio del cobre caiga 10.2% y esta situación desincentiva el inicio de proyectos, lo que hace que el panorama sea sombrío.

POR: PERCY TORRES

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.