Destino de la industria extractiva al centro del debate
A+

POR CÉSAR GUTIÉRREZ

Independientemente de quien resulte ganador, la política a seguir con las empresas extractivas estará en el centro del debate público. No podrá haber inmovilismo, tendrán que practicarse cambios.

La discusión va estar en las tasas impositivas -impuesto a la renta, impuesto a las sobreganancias y regalías-, la distribución del canon –el reparto individual ha sido rechazado por los electores-, los incentivos tributarios para la etapa constructiva -ambientalismo, remediaciones de lugares impactados-, el carácter no vinculante de la consulta previa, el ordenamiento territorial, los fideicomisos para la ejecución de programas de responsabilidad social, y los alcances de la llamada licencia social.

Agrego a todo esto la necesidad del compromiso gubernamental que acompañe a las obligaciones empresariales -ausente durante los últimos 30 años, tanto en apoyar a los gobiernos regionales y locales en la ejecución de obras como en la inversión pública-, porque las empresas no pueden sustituir al Estado.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.