Fernando Calmell del Solar: Turbas provocan más daño a pymes que la pandemia

Representante de pequeños y micro empresarios dice que el Perú está secuestrado y requiere una clase política de mayor nivel. Pide castigos ejemplares para la corrupción.

Por Vladimir Rendón Acat

El presidente de la Asociación de Emprendedores del Perú, Fernando Calmell del Solar, subrayó que las micro, pequeñas y medianas e incluso las grandes empresas han sufrido una mayor afectación durante las últimas semanas de violentas protestas que en el 2020, donde la pandemia paralizó la economía nacional.

¿Cuál es la realidad actual de los empresarios?

Empecemos diciendo que el Perú está secuestrado, no solo por las marchas en Lima, sino también por las tomas de carreteras y aeropuertos, lo cual daña muchas industrias como el turismo, por citar un ejemplo, también la agricultura y la agroexportación. No es posible generar valor agregado a nuestras materias primas si tenemos destrozos a la propiedad pública y privada. Aquí se han destruido locales del Poder Judicial, del Ministerio Público, comisarías, y se han destruido ambulancias cuyas pérdidas de vidas son lamentables.

MÁS INFORMACIÓN: Protestas repercutirán en la economía del país: inflación podría volver a subir

¿Qué puede decir sobre el rol de la Policía Nacional?

El respaldo a la institución policial no puede dejarse en medias tintas, la Policía está haciendo un trabajo de resguardo de la ciudadanía, bajo el estricto respeto de los derechos humanos. Si ha habido algún acto de exceso, para ello está el Ministerio Público, pero en este momento no podemos dejar de respaldar la institucionalidad policial.

¿La parálisis de Gamarra y el llamado a la paz en este emporio son una radiografía de la realidad?

Gamarra es el emporio textil y de confecciones más importante del Perú, pero lo que ocurre con los empresarios de Gamarra es solo un ejemplo. En el turismo los niveles de destrucción de la economía son peores a los ocurridos en la pandemia de la covid-19, solo que allí fue un virus y aquí son actos violentos de toma de carreteras y aeropuertos que afectan directamente al poblador de Puno, Cusco, Arequipa y también Apurímac, donde no hay una gran industria turística, pero la minería es un motor importante que está siendo detenido y un ejemplo de ello es también lo que ocurre en Antapaccay, Cusco. No atentemos contra el trabajo.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.