SE REFLEJA EN UN INCREMENTO DE PRECIOS AL CONSUMIDOR

Habría gruesa distorsión en el mercado eléctrico

Claramente, el causante del conflicto es el Estado a través de sus normas.

  • Fecha Jueves 16 de Mayo del 2019
  • Fecha 5:10 am



La falta de decisión del Ministerio de Energía y Minas (MEM) ha llevado un problema que ahora debe arreglar el Congreso. Es el mercado complejo de electricidad, las empresas hidroélectricas ofrecen energía generada con agua, mientras las termoeléctricas la generan con gas o petróleo. Las hidroélectricas plantean hoy que el Estado ha permitido un estado de cosas que redunda en perjuicio general.

A comienzos de la primera década del siglo, el MEM dio una norma que permite hasta hoy que las empresas que generan electricidad con gas declaren sus costos sin ser supervisadas por el organismo regulador respectivo, Osinergmin. A partir del 2014, esas empresas notaron que con sus declaraciones podían influir en el precio al que ellas mismas compran la electricidad. Habrían comenzado desde ese entonces a declarar costos cercanos a cero.

El precio promedio que pagan los clientes llamados “regulados” -siete millones de usuarios y pymes- es de 50 dólares por megawatt /hora (Mwh). Desde 2015, el precio promedio de la energía para el llamado usuario “libre” –que son 1,500 empresas- es de 25 dólares Mwh. En los últimos 20 años, afirman las fuentes, esto nunca había sucedido.

El argumento, sin embargo, es que esta distorsión en el precio es generada por las normas emitidas por el Estado, en particular por el Minem, que perjudican a los usuarios, principalmente a los residenciales y las pymes, es incluso a otras generadoras, incluidas las de propiedad del Estado.

Cómo se genera el problema

El mercado mayorista de corto plazo de la energía se llama mercado SPOT. Es donde un generador compra energía cuando no puede producirla para cumplir un contrato. De hecho, las generadoras de electricidad a gas, las termoeléctricas, normalmente no encienden sus máquinas porque solo entran en operación cuando todas las demás no alcanzan para atender la demanda. Por ley, el encendido ocurre dentro de una secuencia coordinada centralizadamente, en el siguiente orden: solares, eólicas, hidroeléctricas, térmicas a gas natural, a carbón y a diesel.

Interferencia del Estado

Mientras no entran en producción, estas empresas compran energía en el mercado SPOT para cumplir con sus contratos. Pero aquí es donde interfiere el Estado en el mercado. Por norma del Minem, las termoeléctricas a gas natural están permitidas de declarar sus costos sin ser auditadas y estarían presentando, en consecuencia, costos que no son ciertos, sino declaraciones donde el costo es incluso cero.

Esto distorsiona el precio porque las empresas mencionadas, al ser las últimas en encenderse, fijan el precio del mercado SPOT. Al declarar costos cercanos a cero, aseguran un precio SPOT muy bajo, menor a 10 dólares MWh. Compran energía en el mercado SPOT a ese precio y la venden a 25 dólares MWh, con un margen de 15 dólares MWH en su favor.

Estas empresas compraron 6´486,000 MWh en  2017, según cifras oficiales. Si se multiplica esa cantidad por los 15 dólares de margen, el beneficio es de 97.3 millones de dólares. Sería un negocio, en suma, subdeclarar sus costos de producción.

El propio Estado, causante de esta situación es perjudiciado por ella. El Estado ha suscrito 64 contratos de compra por 5´950,766 MWh anuales durante 20 años, a un precio garantizado de 65 dólares MWh. El el precio SPOT, producto del supuesto “costo cero”, este año será de 8 dólares MWh en promedio. La diferencia, hasta llegar al precio garantizado se carga a todos los usuarios.

Si el precio SPOT reflejase el costo de producción, estaría como mínimo en 24 dólares MWh y el usuario final dejaría de pagar indebidamente 16 dólares MWh que, multiplicados por el total, resultaría en un perjuicio anual para el usuario de 95.2 millones de dólares, según las fuentes. Esta distorsión, reiteran, es la consecuencia de la interferencia del Estado y de la precaria o nula regulación que se realiza en el mercado de energía.

No queda sino preguntar qué esperan las autoridades y el Congreso para aprobar la ley que prohíba mentir en las declaraciones de costos de todas las generadoras de electricidad sin excepción para permitir que el mercado pueda funcionar de manera sana.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.








Top
Ahora, Olaechea ‘pecha’ a Vizcarra

Ahora, Olaechea ‘pecha’ a Vizcarra