Impacto del Covid-19 en la economía
A+

La pandemia del coronavirus está afectando seriamente la economía mundial. China, la locomotora del mundo que el año pasado contribuyó con un 40% al crecimiento de la economía mundial, es probable que este año crezca la mitad, un 3% (o menos según muchos analistas). Economías importantes en Asia como Japón y Corea del Sur no crecerían este año, y lo mismo pasaría en Europa.

Asimismo, Estados Unidos, la economía más grande del mundo, es probable crezca también la mitad, solo 1% (y con tendencia a la baja si la situación de la pandemia se agrava).

Latinoamérica tampoco crecerá este año. En resumen, la economía y el comercio mundial no crecerían este año.

El Perú, cuya economía se expandió anualmente a más del triple del promedio de Latinoamérica en los últimos 15 años, será grandemente afectado, pues justamente su integración al mundo, a través de mayores exportaciones e importaciones, mayor flujo de turistas al país, y mayor inversión extranjera, que fueron los motores de su crecimiento económico en los últimos años, este 2020 no cumplirán esa función.

En 2019 el Perú vendió al mundo un equivalente al 21% de su producción nacional, y sus importaciones representaron un 18% de su economía. Las exportaciones caerán: por ejemplo, el precio de su principal producto, el cobre (que representó el 30% de todo lo que el país exportó en 2019), ha caído en más del 20% en estos dos meses, y el volumen exportado caerá también ante el estancamiento de la economía mundial. China, al cual en 2019 se destinó casi el 30% de nuestras exportaciones, crecería menos de la mitad de lo que creció el año pasado.

El turismo, el primer sector y el más afectado en el mundo (un sector que involucra transportes, hoteles, restaurantes y otros más), tendrá una severa caída. El Perú en 2019 recibió alrededor de 4.4 millones de turistas, que aportaron ingresos por casi 4.8 mil millones de dólares.

Otro canal de transmisión de la crisis son la probable menor oferta de productos importados y/o la demora en la llegada de estos, que, aunada a la depreciación del sol, hará más cara las importaciones.

También la Bolsa de Valores de Lima ha perdido más del 30% de su valor este año por la turbulencia en los mercados mundiales, y habrá una menor llegada de inversiones al Perú. El año pasado llegaron al Perú 8.9 mil millones de dólares de inversión extranjera directa, según estadísticas del Banco Central de Reserva del Perú.

INMOVILIZACIÓN

A los efectos negativos que tendrá en la economía del Perú el bajo crecimiento de sus principales socios comerciales, como China y EE.UU., y el estancamiento de la economía mundial, hay que agregar la inmovilización de las personas en el Perú, ocasionada por la epidemia, está teniendo ya en la economía, y esta inmovilización es probable continúe más allá del periodo de dos semanas que el Gobierno decretó.

Así, a los efectos de una menor exportación y menor ingreso de divisas y tributos para el Estado, y del menor flujo de turistas, se suma la paralización de actividades productivas. Esto ocasiona, entre otras cosas, que muchas personas no tengan ingresos, especialmente las del sector informal, o los que reciben su salario conforme a la actividad productiva que desarrollen.

DEMANDA INTERNA

El Perú tiene bajo déficit fiscal, baja inflación, bajo nivel de deuda externa y grandes reservas internacionales. La reducción de la tasa de interés decretada por el BCR es acertada, pero insuficiente. Se debe dinamizar la demanda interna. Así como se destina S/ 380 a familias pobres, debería haber un bono a jubilados y cesantes, de 100 o 150 dólares (excepto a personas que tienen ingresos considerados altos).

LA GRAN DEPRESIÓN

Esta grave crisis es comparable a la Gran Depresión de 1929. Por eso muchos gobiernos toman medidas excepcionales, anunciando paquetes de estímulo en sus economías equivalentes a un 10% del tamaño de estas (como España y EE.UU.).

POR: CARLOS AQUINO

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.