Indecopi desactiva otro cártel del gas
A+

La Comisión de Defensa de la Libre Competencia (CLC) del Indecopi sancionó con más de 11 millones de soles, en primera instancia, a 16 empresas de combustible por participar en un acuerdo secreto de precios (cártel) para fijar concertadamente el valor de venta de GLP vehicular

Según el ente supervisor, el delito se cometió entre junio del 2012 y febrero del 2014, en la ciudad de Chimbote, violando el artículo 11 del Decreto Legislativo 1034-Ley de Represión de Conductas Anticompetitivas (Ley de Libre Competencia).

Las empresas sancionadas son: Chimbote Corp. S.A.C., Servicentro Casuarinas, Servicentro UNR, Grifos Espinoza S.A., Corporación Dino, Energigas, Estación y Servicios Grefaan y Compañía General de Combustibles.

Además, E y G Perú S.A.C., GLP Granel, Solgas, Petrogas Chimbote, Transportes y Servicios Múltiples S.A., Estación de Servicios Costa Gas y Servicentro Daytona.

La práctica sancionada fue desarrollada a nivel de estaciones de servicio de GLP y gasocentros, cuyos principales clientes son los taxistas, que se dedican al transporte de pasajeros.

La infracción señalada se detectó a partir del monitoreo de mercado realizado por la Secretaría Técnica de la CLC, que dio lugar al inicio de una investigación preliminar en el 2014, en la cual se realizaron 30 visitas de inspección sin previo aviso a las empresas investigadas.

Ello permitió obtener copia de aproximadamente 231,130 correos y registros electrónicos.

Después del análisis correspondiente, la secretaría técnica determinó que algunos de estos correos podrían dar cuenta de la existencia de un acuerdo secreto de precios.

Ante ello, inició un procedimiento administrativo sancionador contra diversas empresas, por presuntas conductas anticompetitivas.

El cártel sancionado operó de manera secreta del 2012 al 2014, por medio de coordinaciones efectuadas entre funcionarios y empleados de estaciones de servicio competidoras y miembros de la Asociación de Estaciones de Servicios Áncash Costa, a fin de determinar el precio que cobrarían, en soles, por el litro de GLP vehicular.

El cártel impuso a sus clientes un incremento de precios (sobreprecio) promedio de 15.03 % entre el 2012 y el 2014 para el litro de GLP vehicular.

Este sobreprecio impuesto a los principales clientes del producto (taxistas) representa una directa afectación a la competencia en el mercado de GLP vehicular en Chimbote.

LOS DAÑOS

La fijación concertada del precio de venta de GLP vehicular habría impactado en el costo del servicio de transporte de pasajeros de taxi y, en consecuencia, afectado al consumidor, en la medida en que los proveedores del servicio habrían trasladado dichos incrementos al consumidor.