Las Bambas: comuneros reconocen que gastaron el dinero

Casi US$ 500,000 por familia.

La comunidad de Fuerabamba fue reasentada hace ocho años para permitir la construcción de la gran mina de cobre Las Bambas, a un costo de US$ 1,200 millones y como parte de un plan que debía ser un ejemplo para la industria minera.

Y ahora la comunidad quiere sus terrenos de vuelta. En abril, más de 100 residentes de Fuerabamba invadieron Las Bambas y colocaron carpas cerca de su gran tajo abierto, obligando a suspender la producción a la mina, que produce 2% del cobre mundial.

A ellos se les unió la comunidad vecina de Huancuire, que está a su vez protestando contra un plan de expansión de la mina en tierras que también fueron vendidas.

TAMBIÉN LEE: Inflación: pollo sube nuevamente, pese a exoneración del IGV

A fines de abril, la dueña de Las Bambas, la china MMG Ltd, intentó desalojar los campamentos. La producción de cobre se mantiene suspendida. El desalojo logró sacar a Fuerabamba, pero no a Huancuire.

«Vamos a seguir luchando hasta que Las Bambas tenga que cerrar y se largue de aquí», dijo Edison Vargas, presidente de Fuerabamba después del desalojo.

La mina, que todavía espera producir cobre por más de una década, ha enfrentado bloqueos de vías en los últimos años por parte de comunidades tanto en Apurímac como en el Cusco, alejadas de la mina.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.