Minería ilegal supera récord de deforestación
Avanzan hacia las reservas de Tambopata, Bahuaja Sonene y Amarakaeri.
A+

La minería ilegal superó su récord de deforestación en la Amazonía al devastar más de 9,000 hectáreas de selva durante 2018, un 1.31 % más que en el año anterior, según una investigación del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP).

Unidas a las 9,160 hectáreas deforestadas el año pasado, la minería ilegal de oro ha consumido un total de 18,440 hectáreas de bosques amazónicos, principalmente en la región sureña de Madre de Dios, pero también en las regiones vecinas de Cusco y Puno.

La mayor parte de la expansión de la minería ilegal se encuentra en La Pampa, ubicada en Madre de Dios. Allí los mineros han levantado 1,685 hectáreas de selva entre 2017 y 2018, dentro de concesiones de reforestación y de la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional Tambopata. Otro punto crítico es la ribera izquierda del río Alto Malinowski, también en Madre de Dios, donde los mineros han desaparecido 760 hectáreas entre 2017 y 2018 y avanzan hacia la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Bahuaja Sonene.

Un punto donde no había minería hace dos años es en el distrito de Camantí, en Cusco, en cuya jurisdicción se han deforestado 335 hectáreas en los últimos dos años y cada vez los mineros están más cerca de la Reserva Comunal Amarakaeri.

Las 9,280 hectáreas perdidas en 2018 son parte de las 125,000 hectáreas que la Amazonía peruana pierde en promedio cada año. Con una extensión de 68.5 millones de hectáreas, el bosque tropical de Perú es el cuarto mayor del mundo y una de las regiones con mayor biodiversidad del planeta. EFE

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.