Nada bueno debemos esperar de la segunda reforma agraria
A+

Por Fernando Cillóniz

Este Gobierno no achunta una. Concretamente, me refiero a la conformación del Grupo de Trabajo que acaba de convocar el Ministerio de Agricultura, para implementar la llamada Segunda Reforma Agraria. Resulta que la convocatoria excluye a los representantes del sector agroexportador. Precisamente, el sector más moderno y competitivo de nuestra agricultura. El sector que –a decir de muchos– constituye una de las agriculturas más productivas y tecnificadas del mundo.

Nótese que la Resolución Ministerial en cuestión, señala que el objetivo del grupo es formular el Plan de Acción para el Desarrollo del Sector.

Es decir, de todo el sector. La pregunta es ¿acaso los productores de frutas y hortalizas –que este año van a superar todos los récords históricos de exportaciones– no son parte del sector agrario? ¿Acaso no hay un encadenamiento productivo –creciente y virtuoso– entre el sector agroexportador y la pequeña agricultura? ¿Acaso no han visto cuánto han crecido –gracias a estos encadenamientos– las exportaciones de paltas de los pequeños productores de Huancavelica, Ayacucho y Apurímac? ¿Acaso no están al tanto de las transferencias tecnológicas de las empresas en favor de los pequeños agricultores, y del millón de empleos formales generados en el sector agroexportador?

Ciertamente, no. Tanto que -como mencioné anteriormente– el sector agroexportador no participará en la formulación del Plan de marras.

Y, en cambio, sí participarán los viceministerios de Políticas y Supervisión del Desarrollo Agrario, y de Desarrollo de Agricultura Familiar e Infraestructura Agraria y Riego. También las Direcciones Generales de –miren bien– Políticas Agrarias, Gestión Territorial, Estadística, Seguimiento y Evaluación de Políticas, Saneamiento de la Propiedad Agraria y Catastro Rural, Desarrollo Agrícola y Agroecología, Desarrollo Ganadero, Asociatividad, Servicios Financieros y Seguros, Infraestructura Hidráulica y Riego, Planeamiento y Presupuesto, y Compensaciones para la Competitividad. O sea, la crema y nata de la burocracia papeluchera, inútil y corrupta.

Y por el lado “productivo” –y lo pongo entre comillas, porque de “productivo” no tienen nada– participarán la Convención Nacional del Agro Peruano (Conveagro), la Confederación Nacional Agraria (CNA), la Central Única Nacional de Rondas Campesinas (Cunar), la Junta Nacional de Usuarios de los Sectores Hidráulicos de Riego, la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (Onamiap), y la Federación Nacional de Mujeres Campesinas Artesanas Indígenas Nativas y Asalariadas del Perú (Femucarinap).

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.