”No hay necesidad de apurarse”
A+

Pekín.- Estados Unidos y China acordaron el jueves seguir negociando el viernes al cerrar una jornada de conversaciones sin haber llegado un acuerdo que evitara la subida de los aranceles estadounidenses a numerosas importaciones chinas.

A medianoche Washington comenzó a aplicar el aumento de 10 a 25 % de los aranceles a bienes importados del gigante asiático. «Estábamos llegando muy cerca de un acuerdo y entonces empezaron a renegociar el acuerdo. No vamos a aceptar eso», explicó Trump.

El mandatario estadounidense retomaba así su plan original de aumentar la carga de los aranceles contra esos productos chinos, que decidió congelar el pasado diciembre para abrir una negociación con China que aún sigue activa.

Trump anunció el año pasado que, si no alcanzaba un acuerdo con China antes del 1 de marzo elevaría del 10 % actual al 25 % los aranceles que aplica a las importaciones del gigante asiático por valor de 200.000 millones de dólares. Luego prorrogaría el plazo.

Pekín ha respondido con el anuncio de «contramedidas necesarias». China no ha detallado estas medidas. En un comunicado emitido apenas minutos después del anuncio estadounidense, sin embargo, el Ministerio de Comercio chino señala que las conversaciones comerciales con Washington «están en desarrollo» y espera que ambas partes «trabajen juntas para resolver los problemas existentes por medio de la cooperación y el diálogo».

Las negociaciones se convierten ahora en conversaciones destinadas a lograr un pacto que permita retirar, rebajar o contener el impacto de esos aranceles.

El encargado de comercio exterior de EE.UU., Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, «mantuvieron una cena de trabajo» el jueves en Washington con el jefe negociador de China, el viceprimer ministro Liu He, «y acordaron continuar las conversaciones mañana por la mañana», informó la Casa Blanca.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el viernes que las negociaciones comerciales con China «continúan de manera muy cordial» y que no «hay absolutamente ninguna necesidad que apurarse», al tiempo que entran en vigencia las nuevas tarifas estadounidenses sobre productos chinos.

A las 00:01 del viernes en la costa este de EE.UU. (4:01 GMT) entró en vigor el aumento en los aranceles a más de 5.000 productos chinos que Trump había anunciado cinco días antes.

El vice primer ministro chino Liu He, que encabeza la delegación del país asiático, había anbandonado el jueves el encuentro apenas hora y media después de su inicio, informa el diario hongkonés South China Morning Post.

«Creemos que el PIB chino sufrirá un impacto moderado que provocará nuevas políticas de estimulo, pero la moneda china y las acciones quedarán bajo presión», pronostica Julian Evans-Pritchard, de la consultora Capital Economics.

El economista incide en que los líderes chinos no han anunciado en qué consisten las represalias porque «están esperando a un acuerdo de última hora que contenga los daños».

Pero «China tendrá que cumplir con su palabra, porque lo contrario supondría estar en desventaja respecto al equipo negociador de Estados Unidos», asegura He Weiwen al Global Times.

Según Oxford Economics, Estados Unidos vería su PIB reducido en un 0,5 %, mientras que la cifra ascendería al 1,3 % en el caso de China. EFE

EEUU y China retomaron la reunión ayer

El representante comercial estadounidense (USTR), Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, recibieron a la delegación china, encabezada por el viceprimer ministro Liu He, poco antes de las 09H30 (13H30 GMT) en la sede del USTR, muy cerca de la Casa Blanca.

Trump había suspendido el aumento de aranceles en enero, pero decidió aplicarlos al estimar que las conversaciones no avanzaban lo suficiente poniendo en duda la buena fe de los negociadores chinos.

En declaraciones del jueves, Liu He había dicho en respuesta que participaba en las negociaciones «con sinceridad», aludiendo así a las declaraciones de Lighthizer y Mnuchin acerca de que China había dado marcha atrás sobre los acuerdos alcanzados en rondas anteriores.

En cuanto al conflicto, ambas partes creen estar mejor posicionadas que la otra como para sobrevivir, advirtió Scott Kennedy, experto en comercio del Center for Strategic and International Studies. Los chinos «no se ven a sí mismos como frágiles y creen que Estados Unidos crece a gran ritmo debido a rebajas de impuestos que no podrá seguir afrontando», dijo.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.