Propuesta de Hernando De Soto para encauzar conflicto EEUU-China
A+

El principal diario del mundo y el de mayor venta, el Wall Street Journal de Nueva York, publicó el martes 11 de agosto un artículo de Hernando de Soto que propone al mundo –a EEUU y a China- destrabar 150 millones de millones de dólares bloqueados bajo la tierra en todo el planeta, una suma cinco veces más grande que el monto de los PBI de EEUU y China juntos.

La liberación de estos recursos bloqueados devolvería a los papeles sin bienes en el mercado de valores global el respaldo de los bienes sin papeles de la economía real de los países emergentes de todo el mundo. De Soto lo dijo años atrás: “el problema del siglo XXI son los papeles sin bienes en los mercados de valores desarrollados y los bienes sin papeles en el resto del mundo”. Son las dos caras de la misma moneda. Dando papeles a los bienes se coloca al mismo tiempo bienes detrás de esos papeles. Dos pájaros de un tiro.

Esto podría detener al mismo tiempo la emisión masiva de deuda por los bancos centrales desarrollados y romper el círculo vicioso de la generación y posterior colapso de las burbujas globales que ocurre desde hace décadas. Es un círculo vicioso del que los bancos centrales no saben cómo salir porque cuando la burbuja de turno colapsa no hay otra salida que endeudarse masivamente de nuevo.

Así es como la deuda mundial ha llegado a niveles nunca antes vistos. Es por eso que el oro se ha convertido en el refugio del valor y ha llegado a valer más de 2,000 dólares la onza estos días cuando hace 50 años valía 35 dólares a la tasa fija de Bretton Woods. No es que el oro valga 50 veces más hoy, sino que el dólar vale 50 veces menos.

PROPIEDAD
La clave de la solución está en la propiedad, explica De Soto. En formalizar la propiedad de quienes controlan la tierra sobre los recursos naturales bloqueados en todo el planeta para ponerla en valor en los mercados globales.

De esta manera no será la empresa concesionaria del recurso debajo quien diga cuánto vale esa tierra, tampoco el que la controla y puede bloquear el acceso al recurso debajo, y menos aún el Estado con soberanía sobre el lugar, ninguno de los cuales puede saber cuánto vale. Será el mercado global quien diga el valor de esa tierra. Y eso será equitativo para las partes porque será transparentemente imparcial para todas ellas.

Si la solución es dar papeles a los bienes de las economías emergentes, esto tiene que hacerse, sin embargo, con papeles que puedan transarse en los mercados de valores desarrollados. Los papeles que emiten los registros públicos de la propiedad en el Perú o en Afganistán no sirven para esto. No bastan.

EEUU Y CHINA
Este es un desafío para los dos grandes competidores de hoy en el mercado global: EEUU y China. Esa puede y debe ser una competencia leal en el mercado –que necesita ser transparente- para encauzar el actual conflicto sin reglas entre el capitalismo chino y el americano que es una amenaza para el mundo.

Desde el punto de vista de los emergentes del mundo, el asunto es cuál de los dos está en condiciones de ofrecerle a sus bienes los papeles que puedan representar su valor real en el mercado global.

De Soto lo adelanta de este modo: “en la competencia entre el modelo del capitalismo chino y el americano, los países en desarrollo elegirán el lado no del que ofrezca más deuda, sino del que ofrezca la oportunidad de crear capital con base en la propiedad”.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.