Standard & Poor’s mantiene calificación crediticia del Perú
A+

La agencia de calificación de riesgo Standard & Poor’s consideró que la posición fiscal del Gobierno peruano conlleva riesgos contingentes limitados por garantías al sector financiero.

Estos riesgos probables, señala, consisten en el compromiso del Gobierno con proyectos de asociación pública (estimados en torno a 1.4% del PBI), las garantías de Reactiva Perú (estimadas en 1.5% del PBI del gobierno); y disputas internacionales relacionadas con temas de inversión, incluyendo posibles obligaciones de pago pendientes del gobierno en virtud de los bonos agrarios emitidos en la década de 1970 durante la reforma agraria.

Sin embargo, estima que el perfil externo de Perú se mantendrá sólido.

La agencia S&P mantuvo la calificación crediticia del Perú para su deuda en moneda extranjera de largo plazo con BBB+ y para moneda nacional con A- y con perspectiva estable.

Con ello el Perú se mantiene como el único país de la región que en medio de la crisis producto de la pandemia ha mantenido su calificación crediticia en moneda extranjera y con perspectiva estable.

¿DÉFICIT DE 1.3% DEL PBI?

S&P asume que los déficits fiscales disminuirán gradualmente después de expandirse en 2020 y volverán a niveles por debajo del 2% del PBI a partir de 2023.

Proyecta que la caída de las exportaciones, debido a la débil demanda mundial, se compense con una disminución de las importaciones causada por una demanda interana moderada, relacionada con medidas de contención, y la caída de los precios del petróleo.

“Por lo tanto, proyectamos que el déficit de cuenta corriente se reduzca a 1.3% del PBI en 2020, desde un déficit de 1.5% del PBI en 2019.

“Aunque esperamos una caída en las entradas de inversión extranjera directa, es probable que continúen cubriendo en gran medida el déficit de cuenta corriente”, indica la calificadora en el comunicado de prensa en el que ratifica la calificación de largo plazo del Perú.

Además, señala que las altas reservas internacionales de Perú, que aumentaron en casi US$ 8,000 millones en 2019 a US$67,000 millones, proporcionan un amortiguador para abordar el shock externo.

CRECIMIENTO

Standard and Poor’s (S&P) manifiesta que a pesar del significativo deterioro de la actividad económica en 2020, prevé una recuperación importante en los siguientes años, con un crecimiento de 10% en 2021, 5.3% en 2022 y 4.2% en 2023.

S&P asume la continuidad del régimen económico y la política fiscal, antes y después de las elecciones de abril 2021.

S&P manifestó que podría reducir la calificación crediticia de Perú durante los próximos dos años si la inestabilidad política prolongada afectara la predictibilidad de la política económica y erosionara la confianza de los inversores y el proceso de consolidación fiscal.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.