“Consumo de drogas en el Callao puede ser heredado”
A+

La doctora Ana Lorena Elguera Pajares,  precisa que si se tiene un familiar que ha consumido drogas es un factor de riesgo para las siguientes generaciones.

 Uno de los problemas más álgidos en el Callao es el consumo y micro comercialización de drogas, siendo un factor para que centenares de jóvenes chalacos tomen una mala decisión y sucumban en su consumo. “La inmersión en el mundo de las drogas es una problemática de carácter social de gran complejidad, pues puede comprender desde experiencias ocasionales hasta convertirse en un trastorno”, precisó la doctora Ana Lorena Elguera, directora de la carrera de psicología en la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL).

“Los factores que podemos identificar como predisponentes para que se den estas situaciones en el Callao, pueden agruparse en dos grandes ámbitos. Un ámbito biológico hereditario y otro de naturaleza socio-familiar”, determinó la experta. La doctora explica que hay familias en el primer puerto del país que tienen a un integrante con un episodio oscuro y que puede ser un factor de riesgo para que la nueva generación tenga una tendencia al consumo.

“Por otro lado, algunos estudios han demostrado qué características de personalidad pueden ser proclives al consumo de drogas. Por ejemplo, la búsqueda de nuevas experiencias, susceptibilidad al aburrimiento y desinhibición, pueden ser factores asociados con el consumo de drogas. Por esto, es importante que adolescentes y jóvenes exploren actividades productivas relacionadas al deporte, la música o apoyo en actividades de responsabilidad social”, destacó la psicóloga.

Para la doctora un factor relevante es el entorno familiar. “La era tecnológica no ayuda mucho con esto porque colabora con la pérdida de la comunicación, estamos más cerca de quienes están lejos y más lejos de quienes tenemos al lado, y si al lado tenemos a nuestros hijos o hermanos menores, es necesario crear puentes que permitan una comunicación fluida, diálogo constante”, puntualizó preocupada.

 Cómo identificar el problema

La experta determina que en los procesos de adolescencia y juventud hay mayor riesgo de consumo de drogas por el aislamiento que en ocasiones existe. “Crecer implica hasta cierta medida, negar a la autoridad, renegar de ella, estar en contra, incluso aislarse; sin embargo, si durante la niñez la familia ha establecido estos nexos de comunicación, toda diferencia es digna de diálogo, estar en desacuerdo no es tan terrible, siempre y cuando se tengan razones claras para estar en desacuerdo y se expongan de una manera asertiva”, finalizó.

Juan C. Ángeles Moreno

[email protected]

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.