Familia denuncia negligencia en colegio de Oquendo
A+

La tarde del último martes, Angie Núñez denunció que su sobrino Yeremy de cuatro años no estaba en su colegio, Juan Fanning García (Oquendo). “Mi cuñada, Deisy Zapata, fue a recogerlo a la 1:30 p.m., pero la profesora le dijo que una mujer ya se lo había llevado”, declaró la tía del menor, quien apareció horas más tarde en la comisaría de la localidad chalaca. Sin embargo, una duda aún persiste en la familia: ¿cómo un centro educativo da permiso a un desconocido para que se lleve a un alumno?

“La mujer llegó al colegio para esperar a un niño de nombre Yeremy. Una profesora dijo que no podía llevárselo y le preguntó a una tutora, ahí autorizaron para que se lleven a mi sobrino”, comentó y luego precisó que su cuñada y su hermano cayeron en una profunda desesperación por la desaparición del menor.

“A las 3:00 p.m. apareció en la comisaría de Oquendo y comentó que se trató de una equivocación porque fue a recoger al hijo de una amiga. Espero que la institución particular tenga mayor cuidado porque pudo terminar en una tragedia. Lo pudieron raptar y no haber aparecido nunca”, agregó.

Angie Núñez detalló que su sobrino acudió con buzo deportivo al colegio y cuando apareció estaba con un short ajeno. “Eso me alarmó más porque él no se deja cambiar de ropa por alguien que no sea por su mamá. Pasó el médico legista y se determinó que no había sido violentado”, declaró.

La señora que se llevó a Yeremy fue identificada como Elizabeth Sotelo Romero, quien enfatizó que se trató de un error porque fue a recoger a otro niño con el mismo nombre. “El nombre de la tutora no me lo quieren dar, creo que apellida Mayquel. El colegio no se ha comunicado con nadie de la familia”, añadió Angie.

“No preguntaron ni el nombre”

“Cuando se llevaron a mi sobrino, el personal del colegio ni siquiera preguntó el nombre de la mujer. Solo comentaron que tenía cerquillo, cabello largo, con raya al medio, blusa blanca y buena presencia. Me asusté porque los secuestradores a veces visten formal para engañar”, finalizó Núñez.

Por Juan C. Ángeles – [email protected]