Joven a punto de perder el brazo por accidente en panadería
A+

Una víctima producto de la necesidad y falta de oportunidades. La noche del último sábado, un adolescente de iniciales E.A.P.L. (15) tuvo un aparatoso accidente en una panadería, donde labora como maestro pastelero. El brazo del joven se atoró en una máquina y tuvo que ser rescatado por los bomberos, quienes demoraron más de tres horas para lograr retirar la extremidad de manera adecuada.

Los hechos se registraron en la calle G del asentamiento humano Bocanegra (Callao). “Hemos tenido que desarmar la máquina panadera, pieza por pieza, por eso hemos demorado más de 3 horas. Hemos actuado con herramientas hidráulicas, manuales, de propulsión, creando una mistura porque había una vida en juego”, manifestó el comandante Carlos Gallardo, jefe de la 3era brigada del Callao.

Sin embargo, el menor estaría a punto de perder su brazo, pues lo daños han sido graves y necesitaría tratamiento especial. Pero, ¿qué hacía un menor de edad laborando en una panadería? ¿Por necesidad o explotación infantil? La respuesta solo reflejaría nuestra realidad.

Según estudios, uno de cada cuatro menores, entre 5 a 17 años, realiza trabajos inadecuados para su edad. Asimismo, puede presentar un problema para los jóvenes, pues limitan sus posibilidades de desarrollo, como a nivel de salud y educación.

INFORMALIDAD

Uno de los factores para que los menores de edad estén laborando, es la informalidad. Las empresas para reducir costos de planillas y beneficios, evita formalizar a sus colaboradores.

“La realidad de las empresas informales, donde pueden presentarse casos de explotación laboral o trabajo forzoso, es bastante difícil y desafiante para las inspecciones”, aseguró la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil).

 

TRAGEDIA EN NICOLINI

En noviembre de 2017, la galería Nicolini del Cercado de Lima se incendió, provocando la muerte de Jovi Herrera y Jorge Huamán, menores que estaban esclavizados en un trabajo informal.