Juan Sarango cree que envenenaron a su hermano

Encuentran lista de medicamentos y objetos macabros en la “Casa del horror” de Ventanilla.

El pasado 28 de enero, el cuerpo momificado de Guillermo Sarango Zarate (51) fue encontrado en el cuarto piso de su vivienda, ubicado en la urbanización Antonia Moreno de Cáceres (Ventanilla), después que estuviera desaparecido por 7 años. Ha transcurrido un mes y el misterio aún rodea en la “Casa del horror”. Juan Sarango, uno de los hermanos, cree que lo envenenaron, incluso que habrían utilizado magia negra.

“Encontramos algo extraño. Debajo de una escalera encontramos un agujero, dentro había una gallina negra muerta con diversos vegetales. Tal vez, esta mujer [Angelina Ayala Figueroa, principal sospechosa por ser la conviviente de Guillermo desde el 2007] habría utilizado métodos o rituales para producir la muerte de mi hermano”, comentó Juan para un medio televisivo.

Asimismo, encontró dos maletines dentro de la “Casa del horror”. En uno hallaron una foto de una tercera persona, quien sería el primer esposo de Angelina y también respondería al nombre de Guillermo. En el otro, encontraron documentos y una agenda, que pertenecían al occiso. En la libreta había una lista de medicamentos, cuentas bancarias y contactos.

En una página figura nombres de fármacos: Clonex, Pharmaton y Calodril. El primero contiene Clonazepam y actúa sobre el sistema nervioso como anticonvulsionante, sedante y estabilizador del estado de ánimo. Juan Sarango considera que Angelina Ayala lo dopaba para que firme los documentos de transacción de bienes y negocios.

¿Secuestrado?

Juan Sarango y algunos de sus hermanos, a partir del 2011 [año en que desapareció Guillermo], fueron a la casa de Ventanilla para preguntar por su pariente. Según ellos, Angelina siempre les decía que estaba de viaje. Sin embargo, lograron escuchar algunos gritos de un hombre. Ahora que han ingresado al inmueble, hallaron un cuarto totalmente destruido, con manchas de zapatos y manos en las paredes. Sospechan que Guillermo también estuvo secuestrado.

CELULAR APAGADO

En la agenda del finado estaba el número de Angelina, “pero fue imposible comunicarnos con ese teléfono. De frente, nos enviaba a la casilla de voz, señal que el equipo está apagado. Es un misterio el paradero de Ayala Figueroa”, asegura.