Suboficial salva a mujer en víspera Semana Santa
A+

Un ángel guardián representado en un policía. “Auxilio, mi esposa quiere hacer una locura”, gritó un hombre en medio de la avenida Néstor Gambetta. Su pareja, Cinthia, subió al puente, en Oquendo (Callao), para lanzarse y terminar con su vida. De pronto, el suboficial de primera César Alberto Sánchez, quien caminaba por la zona, escuchó el pedido y corrió hasta la fémina para evitar un sangriento final.

Minutos antes, la pareja [junto a sus dos hijos] se dirigían al Hospital de Ventanilla porque Cinthia necesita un tratamiento psicológico y en el centro médico Honorio Delgado Hideyo Noguchi, especializado en enfermedades mentales, le dijeron que no podía ser atendida.

Indignados, tuvieron que ir al distrito chalaco. Tomaron la Av. Gambetta y en el puente Oquendo, Cinthia, sin ninguna explicación, descendió del auto con la idea que quitarse la vida.

El suboficial llegó a la infraestructura de concreto para brindar su apoyo. Sin embargo, la protagonista le restó importancia al policía, cruzó las mallas del puente y se aferró a unas rejillas endebles, en un abrir y cerrar de ojos podía ocurrir un horrible suceso.

De inmediato, se apersonó otro suboficial, quien distrajo a la fémina, mientras César Sánchez decidió cruzar las mallas y tomar del brazo a Cinthia, jalándola de prisa para evitar que él también cayera. Después del rescate, todos se dirigieron a la comisaría de Oquendo.

El mayor PNP Jorge Pérez Chepe, comisario de la jurisdicción de Oquendo, felicitó al suboficial Sánchez por su valiente acción. “El efectivo lo tomó como un hecho natural de su labor, pero en verdad ha sido un episodio heroico”, comentó. Con una amplia sonrisa, le estrechó la mano a su efectivo y luego lo abrazó. “Tuve miedo, pero no pensé en eso. La señora tiene dos hijos y solo actué”, respondió César Alberto.

NECESITA TRATAMIENTO

Por otro lado, Cinthia evidenció un comportamiento desorientado, como algo no estuviera bien dentro de ella. “Creo que sí me arrepiento de subir al puente, o quizá no… Pero, lo hice porque mi familia me insiste en viajar a la selva y lo quieren hacer a la fuerza”, confesó e hizo una pausa. “Yo no deseo ir, no dejaría a mis hijos. Le agradezco al suboficial  por salvar mi vida. Además, le pido a la Ministra de la Mujer, de todo corazón, que me ayude, no estoy bien y necesito un tratamiento psicológico”, confesó.

POR SEGUNDA VEZ

El suboficial César Sánchez relató que es la segunda vez que arriesga su vida cumpliendo su vocación. “Un día estuve en medio de una balacera en Loreto (Callao) para capturar a una banda criminal que había asesinado a un colega, que se encontraba resguardando un auto. El cruce de fuego fue en el 2010”, detalló el miembro de la PNP, quien lleva 10 años en el cuerpo policial y es uno de los fundadores de la comisaría Oquendo.

Juan C. Ángeles Moreno – [email protected]

Foto: Eric Campos