Una modelo internacional alojada en una casa hogar
A+

Sus ojos marrones claros reflejaban una dulzura infinita, su cabellera plateada era fiel evidencia de las experiencias que adquirió en su vida y las palabras que pronunciaba suavemente revelaban una historia. Cuando Juana Maximina Gómez Pando tenía, alrededor de 16 años, deseaba ser modelo, vivía en Francia y muchos de sus amigos le decían que se parecía a “Tizia”, una bomba sexy francesa de antaño.

Sin embargo, sus sueños fueron frustrados por sus padres, quienes le prohibieron modelar. “Ellos tenían bastante dinero y no quisieron que me exponga tanto. Tenía buen cuerpo y era bella”, relató Juana, quien ahora reposa en el “Hogar de ancianos Virgen de los desamparados del Callao”, ubicado en diagonal del Poder Judicial, 2 de Mayo (Callao).

“Cuando cumplí 18 años me independicé. Comencé a viajar por todo el mundo y siempre buscaba algo bueno y perfecto. Sin embargo, me di cuenta de la realidad cuando murió mi novio, estaba en un mundo donde todos teníamos que fallecer”, confesó. Sus ojos se tornaron rojizos y llorosos.

De inmediato, Juana Maximina cambió de tema, no quería recordar los detalles de la pérdida de un gran amor. “Ahí fue cuando comencé a creer en Dios. Ahora, mi único novio es Jesucristo”, añadió.

“Fui una modelo reconocida, pero pasaron los años. Un día, una amiga me pidió que la acompañe a una casa hogar. Fue un domingo cuando llegamos. Al ingresar, todos bailaban “Caballo viejo”. El ritmo se apoderó de nosotros hasta no poder más. Me di cuenta que en este lugar podía quedarme”, recordó.

Un giro de 360 grados

Gómez Pando hizo una pausa y dirigió su mirada hacia sus compañeros, que paseaban por los pasadizos lentamente, y continuó hablando. “Aquí aprendí a ser humilde. Era bien soberbia, miraba a todos por encima del hombro. Todo inició cuando en el mes de julio, para Fiestas Patrias, me eligieron como la madre patria. En ese momento sentí que representaba a todo el mundo, en la casa hogar”, manifestó Juana, dibujando una sonrisa en su rostro por los 9 meses que ha cumplido en la casa hogar.

Juan C. Ángeles Moreno

(Foto: Richard Barrueta)