A+

Algunos exministros humalistas han saltado como impulsados por un resorte para defender lo indefendible y muy nerviosos –pues al parecer ni ellos mismos se lo creen– tratan de justificar una supuesta “planificación” durante el gobierno anterior como también intentan destacar sus proyectos de prevención contra el fenómeno El Niño.

Pero los resultados de sus desaciertos saltan a la vista, cerca de 100 muertos, 700,000 afectados, más de 110,000 damnificados y miles de millones de dólares en pérdidas por destrucción de infraestructura sin contar la parálisis productiva y comercial de los pueblos que ahora están bajo el agua.

La diferencia en la gestión, planificación y ejecución de obras respecto de la República de Ecuador es evidente, por más que los exministros de Ollanta Humala, como Alonso Segura o Juan Manuel Benites, traten de minimizar lo logrado en el vecino país gracias a una buena asignación de recursos económicos y a una verdadera política de prevención, sobre todo cuando se tenía en el horizonte la llegada del consabido fenómeno climatológico.

Vayamos a un caso concreto, el de la región Piura, donde en el colmo de la desidia y la obstinación, el exministro de Agricultura y Riego, Juan Manuel Benites, pasa por agua de malvas la sospechosa entrega de 80 obras a una sola contratista registrada como una común empresa individual de responsabilidad limitada (EIRL), a la cual además la defiende cuando sostiene que se trata de una firma que posee la mayor flota de camiones.

Por favor, señor exministro Benites, el tener experiencia en “transportes” no califica a la susodicha empresa con relación a la necesaria experiencia que debía contar en obras vinculadas con la construcción, con la limpieza de drenes, con la descolmatación del cauce de los ríos, la instalación de diques, etc., porque esos son trabajos especializados.

He aquí la mejor evidencia de que no hay peor ciego que aquel que no quiere ver. Y esta necedad ha sido una característica en todo el gobierno humalista. Pero volviendo al caso de Piura, el exministro Benites calla respecto de la falta de transparencia evidente que existe cuando desde el sector que lideraba, el Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri), se entregaron 80 obras a una empresa con las características descritas líneas arriba, vale decir sin experiencia.

Para nadie es un secreto que el gobierno de Humala entregó miles de millones de soles para la prevención; y las asignaciones de recursos se dieron entre los años 2015 y 2016. En el caso del Minagri la suma sobrepasó los S/ 438 millones, no obstante ese mismo gobierno también redirigió los recursos para otros fines cuando vio que el fenómeno El Niño retrocedía, aquí se comprueba la más absoluta falta de previsión de Ollanta Humala y sus ministros –como lo fue Juan Manuel Benites–. Sin duda, en todo esto hay una clamorosa responsabilidad política.

Sin embargo, ante la evidencia de posibles malos manejos y una marcada preferencia por una empresa para que realice tantos proyectos que le permitieron ganar más de S/ 22 millones, el caso no termina aquí, pues urge que la Contraloría General de la República, el Ministerio Público y las comisiones respectivas del Congreso realicen las acciones de fiscalización correspondientes. El pueblo de Piura, como ningún otro, nunca debe ser engañado.