IPYS, amamantada por Odebrecht

IPYS, amamantada por Odebrecht
  • Fecha Lunes 13 de Agosto del 2018
  • Fecha 12:00 am

Terrible designio el de Odebrecht, al punto de que todo lo que tocó en algún momento en el país, terminó con mácula y deshonra. No escapan a sus tratos financieros y “donaciones” un gran número de autoridades, políticos, empresarios y hasta instituciones privadas.

Una de esas instituciones es IPYS (Instituto Prensa y Sociedad), una asociación civil que pertenece a los predios del caviarismo criollo, dizque dedicada a los temas del “periodismo, la libertad de expresión y el acceso a la información”. Sin embargo, como dice el refrán “la mujer del César no solo debe serlo sino también parecerlo”.

Además, sobre las relaciones entre IPYS y Odebrecht los hechos ya hablan por sí solos; y no queda otra opción que recordar y valorar el precepto bíblico cuando señala que a cada uno se le conocerá por sus frutos. En efecto, basta revisar quiénes integran el consejo directivo o la lista de los asociados de esa asociación para conocer a los impostores del periodismo, pues lo han convertido en un vil negocio.

La nómina en mención está integrada por varios personajes adscritos a la denominada “gran prensa”, pero con pies de barro. Así, esos “ilustres” nombres hoy quedan manchados por sus negocios y desaciertos personalísimos junto al baldón que representa Odebrecht y sus constructoras asociadas para el Perú.

En consecuencia, lo concreto es que la alianza entre IPYS y Odebrecht no es un buen ejemplo para el periodismo veraz e independiente,  para la ética pública ni para la defensa de la libertad de expresión pues genera una mala atmósfera con aire enrarecido que mezcla los negocios particulares, las consultorías solapadas y la hipocresía institucional.

Por lo demás, IPYS es una amalgama tóxica que reúne bajo un mismo techo a ultraderechistas y ultraizquierdistas de ayer, pero hoy convertidos en seres fríos y pragmáticos, o una suerte de ganapanes en medio del perfume y del caviar, hueleguisos de las prebendas corporativas del tipo Odebrecht que tan bien sabía aceitarlos. Ahí están las evidencias, por ejemplo la primera donación de la citada constructora carioca a IPYS en el 2014, por un monto de S/ 362,976; y al año siguiente (2015), la suma donada llegó a los S/ 276,029.

Ahora, por más contratos privados que sean, ¿esos fondos económicos son de origen lícito, ilícito, negro, blanco o gris? Todo eso merece una investigación seria por parte de la UIF, la Contraloría y el Ministerio Público, entidad pública esta última que, dicho sea de paso, hace tiempo cuenta con gran información sobre el amamantamiento de Odebreccht a varias instituciones del país.

Finalmente, ¿es que el directorio de IPYS o algunos de sus asociados no sabían (en el 2014 y 2015) lo que era Odebrecht, transnacional a la cual EXPRESO denunció el 2007 y por eso recibió las amenazas de Jorge Barata, incluso con su presencia matonesca en nuestras instalaciones? No obstante, nuestra respuesta fue contundente y nuestros periodistas siguieron fiscalizando, en solitario, a esa infeliz constructora mientras otros callaban cómplicemente.



Top
Blume envía a tribunos proyecto para admitir demanda competencial de Olaechea

Blume envía a tribunos proyecto para admitir demanda competencial de Olaechea