Las tareas minero-energéticas

Hay que diversificar la agenda nacional, involucrada en gran medida en la judicialización anticorrupción del Estado peruano, y si bien esto no puede dejar de atenderse porque a los corruptos no hay que darles tregua, lo cierto es que podremos optimizar esa lucha con el trabajo en paralelo hacia la construcción de una nación más pujante y próspera.

En ese sentido, debemos decirles a los pueblos del Perú y del exterior que es impostergable potenciar los espacios encaminados a fortalecer el desarrollo nacional, por ejemplo en el campo minero y energético. Aspecto sobre el cual el pasado sábado 20 de octubre se instaló una mesa ejecutiva con presencia de 15 gremios empresariales y los ministros de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, y el titular de Energía y Minas, Francisco Ísmodes, con el objetivo de mejorar la productividad y la competitividad del sector, que representa el 68 % de las exportaciones del país.

La sana coordinación y –por qué no– la alianza entre el sector privado y el Estado tienen que dar buenos resultados, y tanto mejor cuando se dedican esfuerzos a sectores tan importantes y estratégicos como los de la minería y la energía. Asimismo, todo resulta más plausible cuando cerca de veinte gremios empresariales se reúnen con los funcionarios públicos del más alto nivel para aunar capacidades y voluntades.

Esperamos que como producto de las reuniones de las mesas de trabajo, instaladas en el campo forestal, acuícola, logística e infraestructura, compras públicas y turismo, se potencie y dinamice la economía peruana más allá de los estimados de los especialistas porque es la hora de pisar más el acelerador, sobre todo en un contexto donde, por ejemplo, la economía de uno de los principales socios del país, como es Estados Unidos, ha mejorado ostensiblemente.

Aprovechemos esta coyuntura sin dejar de lado otro tipo de acuerdos más duraderos para el mediano y largo plazo. Hay mucho por hacer en materia de energía y minería, sin olvidar que el ministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, ha señalado que las mesas ejecutivas se enfocarán en resolver los cuellos de botella existentes, a lo que nosotros agregamos que también hay trabas que en su mayoría fueron heredadas de parte de las malas administraciones del pasado.

No obstante, la gestión del presidente Martín Vizcarra hace más de siete meses que está instalada y es tiempo de dar frutos por cada sector productivo, así como respecto de su política general de gobierno. Precisamente, con las mesas de trabajo en funciones, las que deberán crear un flujo de información para la toma de decisiones y también tendrán que promover la transparencia, se podrán consolidar medidas concretas de acción.

Por eso los gremios empresariales y el Estado deben tener las cosas claras con relación a los objetivos que se quieren alcanzar, como a las tareas pendientes en materia de energía y minería con el objetivo de encontrar solución a los problemas más urgentes. No olvidemos que en los últimos índices internacionales de competitividad, el Perú ha retrocedido y por eso se requiere hacer un trabajo dinámico y multidisciplinario en los más diversos campos productivos de cada región, donde no pueden faltar los empresarios y las autoridades del Estado.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.