Amparo García: “Nuestro país necesita  una reingeniería en el  sistema de transporte”
A+

¿Cuáles serán los primeros proyectos de ley que presentará de llegar al Parlamento?

Primero. Mi compromiso será llamar a una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución que nos devuelva los derechos que nos arrebató la dictadura de Fujimori, que incluya a los pueblos originarios, comunidades campesinas, sindicatos de trabajadores y jóvenes organizados a nivel nacional.

Segundo. El Perú necesita una reingeniería en el transporte, que pasa por la implementación de un nuevo Reglamento de Administración del Transporte, la desactivación de la ATU y la Sutran, ya que son organismos colaterales al MTC, que no han contribuido a mejorar ni solucionar los problemas del sector. Asimismo, propondré que sean las Direcciones Ejecutivas Regionales y Sectoriales las que se encarguen de autorizar todos los servicios.

Tercero. Impulsaré un proyecto de ley para que a los transportistas de Lima y Callao se les incorpore a la ley del auto colectivo M1. El Proyecto de Reglamento elaborado por el MTC para el auto colectivo resulta lesivo, antitécnico y transgresor de las normas vigentes; por eso mi compromiso será que se den las condiciones para que puedan trabajar en igualdad de oportunidades.

¿Qué medidas propone para frenar la corrupción?

Se requieren tres acciones: denunciar sin miedo y con pruebas o indicios suficientes la presencia de coimas o trato preferencial en obras del Estado, recoger las denuncias de aquellos sectores afectados por malas leyes laborales, así como estudiar y denunciar políticas financieras que afectan los costos en alimentación, salud, educación y otros servicios fundamentales. Todo esto implica seguir luchando por un cambio constitucional, pues la actual favorece la corrupción.

¿Cuál es su lectura sobre el manejo del Gobierno frente a la pandemia?

En la pandemia, el gobierno de Vizcarra estuvo atado de manos frente a los exorbitantes precios de las medicinas, clínicas que cobraban lo que querían y el precio del oxígeno por las nubes. Todo esto y más gracias al libre mercado que está contemplado en esta Constitución. Ni Vizcarra ni Sagasti tienen la voluntad política de cambiarla. Se pudo implementar el sistema de atención primaria para no tener que saturar los hospitales. También, acudir a la población con brigadas médicas casa por casa para focalizar la atención.

Después de unos años, la izquierda vuelve a tener un protagonismo en la escena política. ¿Su partido mantiene las ideas gestadas en la etapa de formación o se ha reinventado?

Hay que distinguir entre ideología y programa. La ideología del socialismo democrático es igual, pero el programa cambia, se enriquece, se actualiza conforme surgen nuevos problemas. El socialismo democrático apunta a una mayor equidad y justicia social. Nuestro programa está presidido por el cambio Constitucional.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.