Marco Arana: «A Francisco Sagasti le espera la cárcel»
Marco Arana (Foto: EXPRESO).
A+

POR JUAN PABLO CHIRITO

Señor Arana, ¿cómo analiza el proceso electoral a 27 días de las elecciones?
Bueno, hay una cierta indiferencia ciudadana frente al proceso electoral que tiene que ver con la crisis política, pero también con la pandemia. De otro lado, hay un sentimiento de hartazgo y repudio, en general, a los partidos políticos, a los escándalos últimos en relación con Vizcarra, las vacunas y las ministras; y por el hecho mismo de que el Congreso sea una organización tan desprestigiada genera una desconfianza; además porque se persigue el antivoto y hay un rechazo general. Esperemos que fluya más información para que el elector pueda tomar una decisión adecuada.

¿Considera que el JNE y la ONPE están realizando un buen trabajo en las condiciones actuales?
No. Hay muchas preocupaciones. La primera de ellas es, por ejemplo, si uno quiere ir por la más elemental de todas ellas: el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) debió organizar varios debates entre candidatos presidenciales. Y digo “varios” para comenzar, dado que tenemos restricciones sanitarias. Es poco y muy limitado lo que se ha podido hacer en la campaña y el espacio es muy corto, muy breve la campaña. Entonces, el jurado debió usar la televisión de señal abierta, la radio (no solo la del Estado) sino la privada para permitir debatir. El tema es que el JNE ha tratado la campaña como si fuera una campaña típica y la verdad es que eso deja mucho que desear.

Es decir, ¿no se han adecuado mucho a las circunstancias?
Así es. Han estado en otras. El JNE ha estado como desconectado de la realidad para mencionar la crítica más leve, en el sentido de que sus horarios de atención, tanto de ellos como el de la ONPE, han sido sumamente restringidos para dar información a los partidos. De otro lado, el proceso de selección de candidaturas, de observaciones y de tachas ha demorado. Ahora mismo siguen haciendo observaciones con una situación de pandemia en la que la información no circula adecuadamente; además con horarios de atención muy limitados. No hubo los debates que le hemos exigido desde enero, tanto de candidatos presidenciales, vicepresidenciales, equipos de gobierno, congresistas, candidatos al Congreso, con lo cual el JNE tiene que asumir la responsabilidad sobre el tema de la falta de información que la ciudadanía pudiera tener y, eventualmente, sobre una crisis de legitimidad que por la pandemia y por este vacío puede haber, un descontento de la ciudadanía para dar su respaldo masivo. Lo que podamos tener entonces es una votación limitada. El JNE ha usado mecanismos muy cuestionables de cómo han evaluado las candidaturas.

¿Usted tiene coincidencias con el gobierno del señor Sagasti?
A ver. Si tendríamos que buscar alguna coincidencia tendría que esforzarme mucho para encontrar una. Tal vez la única es en el tema del acceso de vacunas de carácter gratuito universal y público.

Pero eso es lo que todos los candidatos están ofreciendo.
No, hay varios que señalan que el que tiene plata se vacune y que es un tema de privados. Yo, en ese sentido, discrepo de varios candidatos. Pero para nosotros el Gobierno del señor Sagasti, en el caso que nosotros seamos Gobierno, va a ser investigado por negligencia punible, es decir, por el delito que se ha cometido con el oxígeno. Si sabíamos que venía una segunda ola (de la covid), es imperdonable que falte oxígeno después de varios meses de estar advertidos.

Se sabía que las cosas se podían complicar, por lo que pasaba en Europa meses antes.
Así es, y estamos hablando del mes de noviembre en que ya estábamos advertidos. Es más, ya había pasado la crisis del oxígeno entre marzo y noviembre. Fueron ocho meses de aprendizaje en el que Vizcarra podía haberse excusado porque era un fenómeno nuevo, pero eso no es excusa para Sagasti. Para nosotros el señor Sagasti está jalado.

Muchos considerarían que esto se trataría de un delito de genocidio, por la falta de previsión, ¿usted denunciaría a Sagasti?
Nosotros vamos a ir por la negligencia punible, con él y con todos los que resulten responsables. Pudiendo hacerlo, no lo hizo; por lo tanto, es castigable. Ha habido lamentables consecuencias. ¡Sí, claro, miles de muertes!

Es decir, ¿le correspondería la cárcel al actual presidente Sagasti?
¡Sí, claro!

¿Cuántos años considera?
Habría que ver la gravedad y la calificación que se haga, pero las investigaciones tienen que abrirse.

Entonces, se ratifica en que sí lo denunciaría.
Por supuesto, y no solo a él, también al señor Vizcarra y también a la exministra de Salud [Pilar Mazzetti]. Tienen que ser investigados. Recordemos que Frente Amplio presentó un proyecto de ley sobre el tema de la regulación de los precios de los medicamentos ya en la primera ola y recordemos que la Defensoría del Pueblo tenía un proyecto de ley sobre acaparamiento y especulaciones de medicinas. El gobierno de Vizcarra se opuso a ambos. Uno podría decir: “Bueno, con el Frente Amplio entendamos que hay discrepancias, incluso no solo técnicas, sino ideológicas”. Pero en el caso de la especulación y acaparamiento no hay nombre. Ese proyecto de ley tuvo que salir por insistencia. Entonces la pregunta es: ¿Eran los beneficiarios del oligopolio de oxígeno? ¿Eran los beneficiarios del oligopolio de las farmacéuticas los que estaban haciendo su trabajo? ¿Lobby o corrupción? Son temas que se tienen que investigar.

Lee la entrevista completa en nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.