Mariano González: “La planificación para el desarrollo debe ser una política de Estado”
A+

¿Cuáles son sus propuestas pilares?

Nuestra propuesta central es la planificación para el desarrollo como premisa de un Estado justo y eficiente. La propuesta tiene por objeto lograr que la planificación para el desarrollo sea reconocida como política de Estado desde donde se oriente y defina la formulación de las grandes políticas que garanticen los derechos y las libertades ciudadanas. También, proponemos la reforma de la Constitución en tres casos.

En el primer caso para que los deberes primordiales del Estado tengan como punto de referencia las políticas de desarrollo. En el segundo caso, para mejorar el marco de definición de las políticas públicas en las áreas de promoción del empleo, salud, educación, seguridad, servicios públicos e infraestructura. En el tercer caso, se trata de dar racionalidad al esquema de implementación del gasto público conforme a su evolución en el largo plazo.

¿Cómo frenar la corrupción?

Nuestra segunda propuesta está enmarcada en el fortalecimiento de un sistema de gestión de intereses con el fin de mejorar la transparencia de la acción pública para enfrentar la corrupción. Si bien nuestro país ha sido el primero en América Latina en regular esta materia, esta temprana definición no ha tenido un resultado concreto en la realidad. La antigua ley sobre gestión de intereses se limitó al registro habilitante para ‘lobistas’, con la obligación de que presenten informes de sus actividades cada seis meses.

¿Qué estrategia propone para evitar que la segunda ola de la covid-19 cobre más vidas?

Debe existir una estrategia transversal sustentada en distintos ejes. Pero la primera medida debe ser: cumplir con el pago de las deudas al personal de salud. Es inaudito que a la fecha no se les haya cumplido con bonos, aumentos por escalas remunerativas y otras obligaciones. Lo que el Gobierno debe hacer ahora mismo es un manejo transparente de la crisis por pandemia, necesitamos sincerar las cifras de infectados y fallecidos para desde allí poder trabajar planificando objetivos.

¿Está a favor o en contra del retorno a la bicameralidad?

Estoy a favor. El tiempo ha demostrado que un Congreso unicameral no asegura la debida reflexión y deliberación en la función legislativa. No puede ser posible que se desvirtúen los procesos parlamentarios utilizando la exoneración de la segunda votación en el trámite de creación de una ley, como se ha venido haciendo desde hace mucho tiempo, con el pretexto de justificar una legislación expedita.

El tiempo nos ha demostrado que muchas de las leyes adoptadas por el Congreso han sido declaradas inconstitucionales y ello obedece a una reflexión en la forma en que se crean estas, sin los debidos filtros y procedimientos regulares.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.