Así fue el modus operandi del Club de la Construcción
A+

POR MARÍA TERESA GARCÍA

El pasado 3 de marzo de 2021, Germán Juárez Atoche, fiscal provincial de la Fiscalía Supranacional Corporativa en Delitos de Corrupción de Funcionarios, explicó ante la comisión investigadora del Club de la Construcción, que este cartel era una organización de empresas que previamente se habían coludido para obtener las obras que salían en Provías Nacional en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Ante todo aclaró que su despacho tiene a su cargo la indagación del periodo 2011 al 2014, etapa en la que funcionó el llamado “Club de la Construcción”.

“Por este mecanismo no permitían una competencia legal, toda vez que cualquier empresa que quería o pretendía entrar o ingresar a participar en un concurso llevado a cabo por ProVías, si es que no estaba en el club o no formaba parte del [mismo], simple y llanamente iba a ser descartado del proceso”, sostuvo durante la sesión virtual efectuada por el grupo investigador que preside el legislador Carlos Almerí, de Podemos Perú.

Todas estas empresas, indicó, se coludieron con funcionarios a efectos de que las obras llegaran a ser obtenidas por alguna de ellas, por lo que cada empresa se turnaba para tener determinada obra.

“Si salía una obra para una empresa, [en] la próxima obra que salía esta empresa ya no podía participar. Incluso se dio una situación curiosa que era bastante usual en el denominado ‘Club de la Construcción’. Las empresas que participaban y que concursaban a una determinada licitación, de repente pasaban unas tres o cuatro empresas, dentro del estudio previo que se hacía del análisis del concurso que salía, y de esas (…) ya se sabía qué empresa era la que iba a ganar el concurso, las demás hacían el papel del acompañamiento a fin de no dar oportunidad a que otra (…) que no sea del club vaya a participar”, detalló.

Juárez Atoche pormenorizó que la constructora que iba a ganar escogía qué empresas la iban a acompañar para efectos de llegar a la etapa correspondiente de ofertar más del cien por ciento, porque la ley permitía obtener la buena pro por encima del cien por ciento.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.