Carlos Álvarez: «Pedro Castillo es un mezquino»

Presidente ha dejado de lado el espíritu emprendedor de los peruanos y promueve ánimo «limosnero», advierte humorista.


Por Fidel Quevedo

Con casi 40 años de trayectoria artística, el imitador Carlos Álvarez ha recibido, a lo largo de su carrera, protestas y reacciones airadas de políticos disgustados por la caricatura hecha de ellos, pero jamás aquellas personas alcanzaron los límites de amenaza contra su vida y su familia, como ha sucedido por parodiar a la primera dama, Lilia Paredes. Tal es el acoso, que tuvo que solicitar garantías contra su vida. El comediante –esta vez muy serio- reflexiona sobre los “callos” pisados, compara la intolerancia del gobierno de Pedro Castillo con la peor época de la dictadura militar de Juan Velasco Alvarado y no descarta la posibilidad de incursionar en la arena política.

Entendemos que ha existido disgusto de muchos personajes a quienes has caracterizado, quienes incluso amenazaron o desplegaron acciones legales en tu contra. Sin embargo, ¿a lo largo de tu trayectoria habías recibido amenazas de este calibre?

Bueno, sí hay una diferencia marcada, creo que existe una intolerancia muy radical. Recuerdo que cuando hice el personaje de “Vladi Encerrón”, la primera vez, hace unos meses, solo publicamos la foto del personaje maquillado en las redes y recibimos una andanada de insultos y amenazas que, sin embargo, en esa oportunidad no denunciamos nada ante la prensa, ni pedimos garantías… incluso, quince días después, me fui a Junín a trabajar, a la cuna de Perú Libre, del “Lápiz”, cuando el Presidente todavía no tenía esta desaprobación tan alta. Sin embargo, trabajamos allí: nos cerraron el local, lo volvieron a abrir… fue una cosa de locos. Pero seguimos trabajando, guardando un perfil bajo, no quisimos ahondar en ese tema.

TAMBIÉN LEE: OEA en contra de que Congreso rechazara viaje de Pedro Castillo a Colombia

Pero luego el Gobierno reaccionó en forma airada…

Fue a raíz de la imitación de la primera dama, “Doña Lila”, que le puse. Nunca me hubiera imaginado, en casi cuarenta años de carrera, que iba a ocurrir algo así: una especie de bullying gubernamental, un bullying oficialista… un bullying del Ejecutivo, porque se pronunció la ministra de la Mujer, el ministro de Justicia, el de Cultura y el mismo primer ministro, contra una parodia, una sátira que lo que busca es graficar la actualidad de lo que pasa en el Perú.

Lo que ha degenerado en amenazas contra tu vida…

Bueno, me sorprendió de verdad y luego vinieron estas amenazas, que parecen ser “consecuencia de”. Las amenazas han sido las más duras que recuerdo en toda mi carrera; siempre he tenido yo problemas de ese tipo porque es el humor político, ese es el costo, ¿no? Pero nunca imaginé que las amenazas irían contra la integridad física de algunos miembros de mi familia, que fue lo que más me irritó, pero no me saca del tema de mi trabajo. Eso que quede muy claro, si eso están pensando pierden su tiempo.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.