Conducta criminal de rondas campesinas viola convenios internacionales

Congresistas califican de delincuentes a los sujetos que torturaron a mujeres en Pataz so pretexto de ser «hechiceras».

Por Plinio Esquinarila y Harold Salinas

Eso de colgar de una pierna a ancianas, desnudarlas y golpearlas brutalmente, so pretexto de que son «hechiceras», por obra de los ronderos de Chilia, Pataz, La Libertad, nada tiene que ver con costumbres ancestrales del mundo andino ni con la llamada multiculturalidad, por lo que los autores de esos delitos deben ser procesados por las autoridades judiciales.

Con el añadido de que las afectadas, siete contabilizadas oficialmente -Octavia Cristina Campos Aburto, Rosa Rojas Paz, Irene de la Cruz Castillo, Anunsha Miranda y otras, a las que se debe sumar un hombre, Juan Campos Santisteban-, fueron amenazadas con quemarlas vivas o matarlas si no aceptaban sus supuestos «delitos».

El escándalo, que tomó ribetes internacionales, se conoció el 8 de julio en que fueron tomadas en rehén por más de 10 días por los ronderos de la citada localidad, siendo liberadas este martes, según la versión tuitera del Ministerio Público.

TAMBIÉN LEE: Comisión de Fiscalización cita para este miércoles a Yenifer Paredes

«Siete mujeres y un hombre fueron liberados tras haber sido retenidos por las rondas campesinas del distrito de Chilia, en La Libertad. La Fiscalía de Pataz continuará con la investigación de oficio por el presunto delito contra la libertad, en agravio de estas personas», indica el comunicado de dicha entidad.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.