«El crimen contra Alan García no quedará impune», señala José Luis Delgado Núñez del Arco

Será la primera tarea de la nueva Célula Parlamentaria Aprista de Senadores y Diputados, anuncia quien fuera uno de sus críticos al interior del Apra.


¿Por qué no tuvo repercusión mediática el lleno de la Plaza de Acho por parte del aprismo el 5 de mayo de 2024?

En el pueblo aprista, sí. En la concentración mediática, claro que no. Estos medios de comunicación son los mismos que en su momento apoyaron a Fujimori, luego a Alejandro Toledo, a Ollanta Humala, a PPK, Martín Vizcarra, Sagasti y al inepto y corrupto Pedro Castillo Terrones. Vivieron de la subvención publicitaria que fue millonaria, a condición de vender una corriente de opinión antiaprista, de enlodar nuestra historia y, más aún, al último gobierno del presidente Alan García, a quien llevaron al suicidio. Aclaro, de arranque, que fui muy crítico de García Pérez, pero esa persecución contra el expresidente fue infame.

Aquella posición de demolición se hizo más evidente desde el gobierno de la dupla Ollanta Humala y Nadine Heredia, en que todos los medios, los herederos de la vieja plutocracia, la izquierda “nacionalista”, marxista y “la llamada “caviar” hicieron de su antiaprismo congénito su modus vivendi, y luego actuaron en forma similar con el fujimorismo.

MÁS INFORMACIÓN: Caso Alan García: Jorge del Castillo exige crear comisión para investigar a Rafael Vela, José Pérez y Gustavo Gorriti por cerco contra expresidente

¿Esas corrientes han podido sentir temor de la vuelta del viejo partido de Haya de la Torre desde la movilización a la Plaza de Acho?

Un sector debe tener ese temor, no necesariamente entre los demócratas o los partidos al que llaman “tradicionales”, pero sí en los nuevos “paladines” de la moral (los caviares) que en la actualidad han copado no solo la concentración mediática antes citada, sino la administración pública, el sistema de justicia, en especial el Ministerio Público, la Junta Nacional de Justicia y de alguna forma el Poder Judicial, desde donde se han dado la misión de judicializar la política, es decir perseguir y encarcelar a sus enemigos políticos, como se ve en el caso Lava Jato, poniendo en la mira a los partidos políticos históricos, como el nuestro, y siguen con esa agenda, que es además de odio y polarización extrema.

¿Este es el gran problema o la gran dificultad que impide conseguir una unidad nacional?

Todo indica que sí. En tantos años de conocer la vida política de mi país nunca he visto este nivel de polarización que ahora se expresa en la judicialización de la política que se ve hasta en la vida cotidiana. No se trata de evitar el debate de ideas y hasta la confrontación en ese terreno, pero de ahí a buscar la liquidación del adversario, hacerlo sino enemigo irreconciliable, hay mucha distancia.

El problema es también que ustedes siguen apegados a sus viejos ritos, a sus consignas, a sus viejos lemas, como pan con libertad o la misma unidad latinoamericana propuesta por Haya. Pareciera que no pisan tierra o la nueva realidad…

Es que nuestros símbolos son nuestros símbolos, casi todos fundacionales y hechura de nuestro gran maestro Víctor Raúl Haya de la Torre. Son como, guardando distancias, los de la ritualidad de la liturgia católica o de los primeros cristianos. Así como la religión tiene sus mártires, el aprismo tiene los suyos. ¿Cómo no recordar al Búfalo Barreto de la revolución de Trujillo del 32 y a los apristas que murieron asesinados por las hordas terroristas de Sendero Luminoso?

Que cambian los tiempos, bueno pues, pero nuestra escuela queda y las ideas centrales, aunque no les guste a muchos, están allí, por ejemplo, pan con libertad…

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.