Imparcialidad de Sagasti bajo la lupa
A+

La inoportuna llamada del presidente Francisco Sagasti al escritor Mario Vargas Llosa, en pleno proceso del conteo de votos, ha desatado una tormenta que no dejará indemne al presidente que hoy cuenta ya con una denuncia penal, y ha sembrado nuevas dudas y cuestionamientos al proceso electoral, pese a los intentos desde el Ejecutivo y desde otros sectores políticos.

Esta situación pone en entredicho la posición del presidente, tras hacerse público el cruce de palabras entre él y el congresista Luis Valdez, presidente de la Comisión de Constitución, en su búsqueda de frenar las reformas constitucionales en debate en el Parlamento, como la modificación del voto de confianza.

La información fue revelada por el periodista Beto Ortiz, en su programa nocturno. Sagasti había llamado el jueves al Nobel, según dijo, para que le pida a la candidata Keiko Fujimori admitir su derrota en la segunda vuelta y desista de su reclamo.

Sagasti habría sustentado su pedido que “tenía su propia matemática” que daba como ganador a Pedro Castillo y “en aras de la gobernabilidad y para terminar con esta polarización”.

JUSTIFICACIÓN

Horas después el propio presidente, a través de una cadena de tuits, admitió la llamada, pero adujo que era su tarea como jefe de Estado “hacer que el país mantenga la serenidad y la calma en momentos difíciles y complejos”.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.