Pedro Castillo jugó con la ilusión de miles de niños con cáncer

Asociaciones y familias de pacientes expresan indignación ante extrema crueldad del mandatario, quien jamás debió tomar a la ligera la expectativa de vida de menores enfermos.

Por Fidel Quevedo

«Ya basta, quiero vivir», es el nombre de la marcha organizada por los colectivos de apoyo a los niños con cáncer, quienes fueron cruelmente utilizados en un burdo espectáculo que esperaba levantar la siempre baja popularidad del mandatario Pedro Castillo, en el patio principal de Palacio de Gobierno, el último 12 de mayo del presente año, cuando se hizo creer a los menores y a sus familias que el Gobierno destinaría una partida de más de cuatro mil millones de soles para el tratamiento del mal.

Desde aquella fecha, hasta el cierre de la presente edición, estaba por confirmarse la cifra de infantes fallecidos por cáncer, que podría llegar a 130 inocentes almas que dejaron el mundo con la truncada ilusión de vivir.

TAMBIÉN LEE: Ministro de Agricultura, Andrés Alencastre, ya tendría sucesor

La marcha, programada para el próximo 13 de septiembre, señala como punto de concentración la Plaza San Martín del Cercado de Lima, a las 2.00 p.m. Desde allí, se desplazarán hacia el frontis del Ministerio de Economía para protestar por la falta de asignación de presupuesto, para luego movilizarse a Palacio de Gobierno para exigir al mandatario que les explique por qué tuvo que jugar con la expectativa de los pequeños pacientes y con la ilusión de sus familias.

Solo un cartel

En recientes declaraciones a la cadena estatal, y al ser interrogado, tímidamente sobre el cruel engaño, el mandatario señaló “no me pueden hacer responsable, por cargar un cartel”, al referirse a la gigantografía del cheque que entregó, cuya cifra impresa mostraba más de cuatro mil millones para el tratamiento del cáncer infantil.

TAMBIEN LEE: Martha Moyano pide a ministro de Justicia informe sobre liberación de Antauro Humala

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el Perú, anualmente fallece un promedio de 1,800 infantes como consecuencia de la falta de tratamiento contra el cáncer.

La ley promulgada a fines del gobierno de Francisco Sagasti, luego de más de un año de gestión de Castillo, aún no se cumple con aplicar el reglamento y, como corolario de la desgracia, el mandatario, en una muestra de insensibilidad absoluta con los más vulnerables del pueblo que asegura representar, demuestra que la vida y la ilusión de vivir de los más débiles, sencillamente, no le importa.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.