Perú sin cabeza en la ONU: vacío diplomático de siete meses pone en riesgo su participación en decisiones globales

Perú no cuenta con representación permanente en Naciones Unidas desde enero, acefalía que es cuestionada por excancilleres y otros especialistas.


Han pasado casi siete meses desde que el Perú se quedó sin representante oficial en las Naciones Unidas tras la renuncia del embajador Manuel Rodríguez Cuadros, quien fue nombrado en ese puesto por el hoy apresado Pedro Castillo Terrones. Más de medio año sin representación permanente ante la ONU, descuido que los especialistas consideran inédito, grave e injustificable.

Rodríguez Cuadros renunció a su cargo el 7 de diciembre de 2022 y recién un mes después fue aceptada su carta, vale decir en los primeros días del 2023; desde entonces nuestro país se encuentra sin cabeza en la ONU y esta acefalía podría costarle muy caro al Perú si consideramos que nos encontramos a dos meses de comenzar el periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General donde se toman acuerdos trascendentes para el mundo.

La ONU tiene una nueva sede en Nueva York, escenario donde, por ejemplo, hace unos días tuvo el uso de la palabra el presidente de Colombia Gustavo Petro en el marco de la sesión 22 del Foro permanente para las cuestiones indígenas de Naciones Unidas (UNPFII). ¿Y el Perú?

Presencia alterna en la ONU

Nuestro país no tiene mayor participación en las actividades de la ONU en el Perú, aunque esta semana sí hubo una actividad oficial en la que el embajador Luis Ugarelli participó en el Foro de Alto Nivel sobre Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llevado a cabo en Nueva York, Estados Unidos.

Durante su intervención, el embajador reafirmó que la infraestructura debe desarrollarse siguiendo los Principios de Resiliencia a fin de disminuir la vulnerabilidad frente a los desastres.
Agregó que dicha problemática en torno a la infraestructura es de una preocupación creciente, en especial debido a los embates del cambio climático.

Sin embargo, también hay una alerta pendiente por resolver: la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas envió una carta al representante de la Misión Permanente del Perú ante la organización, el embajador Luis Juan Chuquihuara, solicitándole que dicho documento se la haga llegar lo más pronto posible a la ministra de Relaciones Exteriores, Ana Gervasi.

En el escrito la institución expresa su profunda preocupación por la convulsión social que aqueja al Perú desde hace casi tres meses, pero sobre todo le solicita una rendición de cuentas por las muertes durante las protestas contra el gobierno de Dina Boluarte.

MÁS INFORMACIÓN: Edgar Tello se pronuncia sobre movidas de cara a próxima Mesa Directiva del Congreso

“Hemos recibido información en relación al alegado uso excesivo de la fuerza, provocando un elevado número de muertes ilícitas, la supuesta utilización abusiva de los tipos penales de terrorismo en contra de las personas manifestantes y disidentes, detenciones supuestamente arbitrarias, un caso de desaparición forzada, estigmatización y violaciones al debido proceso en contra de los manifestantes”, dice el oficio que está suscrito por ocho relatores especiales encabezados por el togolés Clement Nyaletsossi, la irlandesa Mary Lawlor, y el español Pedro Arrojo Agudo.

En la carta se hace hincapié en el “uso desmedido de gases lacrimógenos, sobrepresencia de personal policial y militar, y agresiones”, así como en agentes infiltrados en las marchas. “La sociedad civil alega que es común que a las protestas acudan elementos de la fuerza pública vestidos de civiles que buscarían incitar a la violencia y justificar el accionar militar y policial para responder reprimiéndolas”. También se incluye un recuento de los fallecidos por los enfrentamientos y el bloqueo de vías en las distintas regiones del país, principalmente de la sierra sur como Ayacucho y Puno.

Ante ello, el gobierno peruano anunció en la ONU la creación de una Comisión Multisectorial para atender a 111 deudos de los fallecidos en las “movilizaciones” del 2022-2023 en Perú.

Pedido urgente

Frente a esta imagen que viene dejando el Perú a nivel internacional se hace urgente y prioritario que la cancillería nombre a nuestro representante ante las Naciones Unidas. La ONU es la embajada más importante que tiene un país porque allí está la sede de la Asamblea General que adopta resoluciones.

Además, el Consejo de Seguridad es el único órgano del sistema multilateral que puede disponer el uso de la fuerza multilateral, sanciones y más medidas para salvaguardar la paz o restablecerla. El Consejo de Seguridad sesiona de forma permanente y se tratan todos los conflictos mundiales, pero el Perú carece de un representante permanente en este momento.

Por Martín Rodríguez

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.