Provocación de la CIDH contra el Perú está en marcha

Delia Muñoz señala que la polarización se acrecentará con pedido de rendición de cuentas de las 42 observaciones de la Comisión por la algaradas violentas posteriores al golpe de Estado.


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (CIDH) ha convocado al Estado peruano a rendir cuentas de las 42 recomendaciones que hiciera en junio pasado sobre las movilizaciones y actos de violencia posteriores al golpe de Estado del 7 de diciembre de 2022 por parte del entonces presidente Pedro Castillo.

La citación para la audiencia pública es para el viernes 10 de noviembre de 2023, de 8:30 a.m. a 10 a.m., “con el objetivo recibir información e identificar los avances y desafíos en la implementación de las recomendaciones emitidas por la CIDH en el informe de país en 2023, sobre ‘Situación de Derechos Humanos en Perú, en el contexto de las protestas sociales’”, señala el comunicado.

La ex procuradora supranacional del Perú entre 2009 y 2011, Delia Muñoz, recibió esta notificación con preocupación no solo por lo inusual de los plazos, cuatro meses, sino porque la CIDH fue invitada por el gobierno de la presidenta Dina Boluarte hasta en dos oportunidades para que haga las inspecciones o indagaciones del caso sobre los fallecidos y otras derivaciones de las movilizaciones de entonces.

MÁS INFORMACIÓN: Detrás de los proyectos para salir de la CIDH

Como se recuerda, según la experta, las 42 recomendaciones tuvieron, entre otros, su basamento en el “uso excesivo de la fuerza, el debate en torno a la libertad de expresión y la supuesta discriminación racial, incluido el uso del lenguaje al calificar a los manifestantes de ‘terroristas’, ‘terrucos’.

Todo este paquete de medidas, en especial los fallecidos, que oficialmente son 49, deben ser resarcidos previa investigación por las fiscalías especializadas y juzgamiento por jueces independientes, amén de solucionar otros problemas.

Las preocupaciones

La preocupación de la Dra. Muñoz se hace más evidente porque, también inusualmente, se hará en audiencia público la temática en el 188 periodo de sesiones de la Comisión.

Muñoz recuerda que en mayo pasado la CIDH valoraba la apertura del Estado para la realización de las dos visitas –en diciembre de 2022 y enero de 2023–, asi como la información suministrada antes.

Y es que por en tonces la misma CIDH daba cuenta de la confrontación de poderes públicos, y, lo que es más delicado, la profundización de la polarización entre la población.

“Si la CIDH dice que la situación política en el Perú es tensa, tanto que uno de los motivos es el debate sobre la salida de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ¿acaso con esta audiencia en Washington no se suman elementos más fuertes para polarizar este debate?”, se pregunta Delia Muñoz.

“Y si el Perú empieza a salir del sistema, o denunciar la Corte Interamericana, ¿acaso no dirán que somos una sociedad autoritaria cuando no dictatorial? Esas son las preguntas que surgen de este llamado tan pronto”, reflexiona.

“Yo espero que la clase política y el Gobierno mantengan una conducta serena pero firme y no caer en provocaciones”, concluye Muñoz en declaraciones a este diario.

La otra agenda

En el plano institucional, la CIDH recomendó al Estado peruano “abstenerse de adoptar reformas legislativas o constitucionales que debiliten la autonomía e independencia del Sistema Nacional Electoral o del Poder Judicial”, esto en apoyo al titular del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Jorge Salas Arenas con medidas de seguridad nunca vistas en el Perú.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.