Repartija forzada golpea a gabinete

Torres y sus ministros cuestionados por corrupción serían verdadera “bala de plata” para arrinconar al Congreso.

Por César Rojas / José Carmen

Si otros gabinetes de ministros provocaban críticas a las pocas horas de su nombramiento, Aníbal Torres y quienes lo acompañan también motivaron risas e indignación. No solo porque al fondo de la imagen oficial se veían tres sombras en gestos obscenos, sino también porque quedó en evidencia el criterio del presidente Pedro Castillo: designar a quienes eviten su vacancia antes que a los mejores políticos y técnicos.

Al mandatario y a su flamante premier, originario de Chota como él, se les dio por mantener a su también paisano José Gavidia Arrascue en la cartera de Defensa, a pesar de que el registro de su visita a Palacio de Gobierno en diciembre fue alterado en el portal de Transparencia. El almirante en retiro había calificado como «temas personales» las denuncias de violencia familiar en su contra y del ahora exPCM Héctor Valer.

TAMBIÉN LEE: Ministro de Salud, Hernán Condori, defendió «agua arracimada» que promocionaba

Otro personaje del entorno castillista es Óscar Zea, nuevo ministro de Desarrollo Agrario, un sector donde no tiene la más mínima experiencia. Él es licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Nacional del Altiplano de Puno y ha trabajado como profesor en Pomaoca.

En lo único que podría «destacar» es que se reunía con el presidente en el pasaje Sarratea de Breña hace pocos meses, siempre apoyando a la Federación Nacional de Trabajadores en la Educación del Perú (Fenate Perú). Este gremio tiene a seguidores del fallecido delincuente Abimael Guzmán.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.