Salas Arenas debe renunciar al JNE
A+

POR PLINIO ESQUINARILA / JOSÉ CARMEN

El destino de la democracia está en peligro en el Perú. Esto está más claro desde que se hizo público, este martes, en el programa ‘Beto a saber’, que el presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Jorge Salas Arenas, no solo había defendido legalmente a presuntos terroristas sino a un caso comprobado: el de Raúl Emilio Campos Miranda.

El arequipeño Salas Arenas ya tenía bastante con un audio que lo comprometía en el escándalo de los “Cuellos Blancos del Puerto”, que por cierto no fue investigado, pero aun así es mucho más delicado, jurídicamente hablando, un paquete de conflictos de intereses que lo inhabilitan para el cargo, como veremos a continuación.

“El Dr. Salas Arenas presidió la Sala Penal Especial de la Corte Suprema que revisó el indulto de Alberto Fujimori y, obviamente, votó por la revocatoria de esta gracia presidencial, poniendo en evidencia una posición no solo jurídica sino política que definitivamente no denota a un juez imparcial. En ese entonces debió abstenerse por su conocida posición política”, dice el jurista Enrique Ghersi.

”En segundo lugar, ya se ha dado a conocer la defensa que ejerció a procesados por terrorismo. Eso lo puede hacer cualquier abogado, más si la Iglesia es la entidad que contrata el servicio, pero no es un buen antecedente para un presidente del JNE que debe ser absolutamente neutral, porque esta es la única manera de garantizar cualquier proceso electoral”, añade.

“Tercero, hay testimonios de estudiantes de su misma generación, como la del aprista Daniel Vera Ballón, quien recordó su pasado en el grupo maoísta Patria Roja, al que tiene todo el derecho de adherir y tener esa posición política, pero no –reitero- para un presidente del JNE que no debe tener militancias ni inclinaciones de esa naturaleza”.

Por esas y otras razones, Salas Arenas no debió asumir la presidencia del poder electoral, por lo que en las actuales circunstancias, “lo mejor es que se aparte de la presidencia del JNE y que la Sala Plena de la Corte Suprema, no obstante los apremios de tiempo de la segunda vuelta, nombre su reemplazo”, concluye el abogado liberal.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.