Se tambalea caso ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’
A+

El expediente de “Los Cuellos Blancos del Puerto” tiene tres nuevos impases: primero, resulta que el ‘chuponeador’ jefe del caso, un oficial de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac) resultó ser ‘chuponeado’, al parecer en forma irregular, a propuesta de un fiscal y por orden de un juez que tendrá que responder por una denuncia en curso.

Segundo, apareció una lista de 20 personajes interceptados desde 2018 hasta hace poco, sobre los que se han recabado centenares de informes de sus conversaciones privadas, pero resulta que el fiscal supremo del caso, Jesús Fernández Alarcón, recién se da cuenta de que la orden de rastrearlos se debió a un “error en la redacción”.

TAMBIÉN LEE: Perú Libre: Bermejo asegura que es de «muy mala fe» creer que Barranzuela utilizará información privilegiada

Tercero, la cereza del pastel está en que la valiosa información proporcionada por el colaborador eficaz Óscar Peña Aparicio ha sido puesta en boca de uno de los jefes del clan mafioso, Walter Ríos Montalvo, también colaborador, como fina cortesía de la fiscal suprema adjunta Fanny Quispe Farfán.

Menudo es pues el trabajo del sistema de justicia para desarticular el esquema de poder enquistado en el desaparecido Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y menudo el manoseo de este caso.

¿Cómo empezar a resumir esta danza de lobos que se mueve entre interceptaciones telefónicas cada vez más engorrosas? Tal vez por lo más llamativo, el del rastreador que fue rastreado.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.