Andrés Gómez de la Torre: “No se descarta espionaje de Maduro en Perú”
A+

-¿Hemos sufrido recientemente actividades de inteligencia contra el Estado peruano?

Desde luego, el activo régimen bolivariano de Nicolás Maduro realizó actividades de intenso monitoreo en territorio peruano a inicios de 2017, como lo señaló con lujo de detalles el propio Diosdado Cabello en el caso del seguimiento al dirigente opositor Fredy Guevara durante su visita a Lima, lo que motivó una Nota de Protesta de nuestra Cancillería. Hay que recordar que el actual vicepresidente Tareck El Aissami fue el propulsor del nuevo Servicio Bolivariano de Inteligencia, el SEBIN, soporte y brazo político del gobierno en Venezuela. No descarto nuevas actividades de inteligencia venezolanas en nuestro país dada la coyuntura de tensa situación política en el hemisferio a raíz de la próxima Cumbre de la Américas a realizarse en Lima.

-¿Solo de parte de Venezuela?

Para nadie es un secreto que Bolivia ha recibido apoyo reciente de Cuba, Venezuela y la República Islámica de Irán en varios de sus proyectos para potenciar el sector defensa. Cuando se estableció el 2011 la actual sede de la Escuela de Defensa y Soberanía del ALBA, en Santa Cruz de la Sierra, hubo contactos y adhesiones por parte del régimen de Teherán (Irán), específicamente de su Ministerio de Defensa. En el pasado hubo un pedido formulado a la OEA para que investigue la influencia de Irán en la Academia Militar del ALBA instalada en Bolivia y sus nexos con el terrorismo internacional. Los tres países aludidos han mostrado tener mucha voluntad y capacidad de intervenir en diversos países de la región.

-Se dice que este tema se expresa en el frente interno en el Perú.

Hay indicadores que no son nuevos de presencia extranjera e intervención de los países antes aludidos en el Perú mediante una silenciosa “diplomacia de los centros culturales”, “casas de la amistad”, “misiones humanitarias”, que saben esconder bien sus trasfondos, como sucede en Apurímac. También se nota un notorio incremento de otras amenazas específicas como el crimen organizado y sus nexos con el narcotráfico, así como la consolidación de nuevas rutas ampliadas, del tráfico ilícito y exportación de drogas, especialmente cocaína, por la costa norte empleando puertos.

-¿Qué deberíamos hacer?

Se debe estabilizar el sector seguridad, tanto institucionalmente como legislativamente, y no estar en cubileteos ni bolos, pugnas o promoción de candidaturas para asumir determinados puestos públicos. Necesitamos más meritocracia. 25 ministros de Defensa desde la creación de esa cartera en 1987 y 24 ministros del Interior desde el año 2000 a la fecha no es poca cosa, con la rotación de personal de rango inferior que ello conlleva. En inteligencia resulta fundamental un Plan de Carrera de Inteligencia, que entiendo está en proceso de elaboración, para dotar de una proyección razonable al personal de ese sector.

-¿Podemos encontrar aciertos?

Desde luego. En el Centro de Altos Estudios Nacionales, CAEN, se ha designado como director a Andrés Acosta Burga, un militar en retiro con ideas y trayectoria comprobada de apertura académica. Esperemos que pueda relanzar esta entidad que desde hace buenos años entró a una etapa de total inercia y desactualización. También se estaría culminado el segundo y nuevo Libro Blanco de la Defensa Nacional; su publicación debería constituirse como prioridad y de urgencia en el sector para hacer explícita, interna y externamente, nuestra política de defensa nacional. En inteligencia se está mejorando y modernizando la capacitación de su personal en varios niveles.

-¿Y en los aspectos tecnológicos?

Sin duda que el empleo del satélite PeruSat-1 por parte de Conida, con sus imágenes para los organismos estatales encargados de prevenir y afrontar los desastres naturales y la importancia que se le viene otorgando a la ciberseguridad, son temas relevantes que deberán tener un impacto positivo en las políticas de seguridad y defensa nacional de los próximos años. Sobre el tema, las imágenes brindadas por Conida también podrían aportar en la lucha contra las nuevas amenazas del orden interno, como el necesario mapeo y seguimiento de la actividad minero extractiva ilegal e informal en la selva, sobre todo del desastre ecológico en Madre de Dios. Nos referimos a la zona en la que existe el “circuito del oro” a modo de corredores de salida y exportación por Brasil, Bolivia y Chile y que es comercializado principalmente a Estados Unidos, país donde hay incluso una gran investigación de lavado de activos del contrabando de este metal precioso.

LA DINI ESTÁ MANIATADA POR CIERTAS NORMAS

“Se parchó y modificó hasta en nueve artículos el Decreto Legislativo N° 1141 de 2012 mediante dos leyes ordinarias [entre ellas la Ley Ordinaria N° 30535] otorgándole un carácter netamente “estratégico” a la DINI, sin sopesar que la inteligencia es un proceso y elabora un producto que forzosamente pasa por un ciclo, el que comienza con funciones operativas…”.