Arturo Woodman: “Alcalde Muñoz es muy pasivo con la Beneficencia”

– Ingeniero, ¿cómo ve estos primeros meses de Jorge Muñoz como alcalde de Lima?

Creo que es un hombre con buena voluntad, pero no ha pasado de gestos, que son buenos, pero le falta más proactividad, más acción social, más allá del problema de los peajes que ha heredado. Por ejemplo, el hospital Larco Herrera, administrado por la Beneficencia de Lima, tiene instalaciones y logística antigua, cuando dispone de 212,000 metros cuadrados que podrían venderse, y con eso edificar un nosocomio de primera calidad.

–¿Cómo se podría lograr esto?

Hablamos de alrededor de 212,000 metros cuadrados, unas 21 hectáreas. Las instalaciones actuales del hospital solo cubren un área mínima, donde se atiende a unos 300 internos. Muñoz dice que no hay dinero en la Municipalidad de Lima, pues comercializando los terrenos restantes puede recaudar millones de dólares, y con eso hacer un hospital de última generación que cubra un área equivalente a la que ocupan los hospitales Edgardo Rebagliati y Guillermo Almenara juntos.

–Esto podría demorar…

Pero no mucho. Se pone en valor el terreno, se dispone una licitación, y se ejecuta con todas las de ley. Lima tiene más de 20 hectáreas desperdiciadas. Allí se puede vender a la empresa privada, que puede construir un gran parque, un gran centro de convenciones, condominios, centros comerciales, pagando un buen precio. En un momento ya se estudió.

–¿En qué momento?

Cuando en el año 2009 postulamos para ser sede de los Juegos Panamericanos de 2015. No se logró, y por eso no se avanzó en los proyectos evaluados.

–¿Cree que la actual gestión municipal tenga esa disposición?

El alcalde Muñoz es muy pasivo en algunos temas, como con la Beneficencia de Lima. No solo hablo del Larco Herrera, que tiene instalaciones con cien años de antigüedad, sino de otros terrenos que no tienen uso real, y cuya venta serviría para no solo un nuevo hospital, sino mejores instalaciones, más y mejores profesionales bien remunerados, mejor atención. Hay casi un millón de limeños con problemas de salud mental, y es una buena oportunidad para empezar a compensar el déficit de atención.

–Tal vez sea por los problemas que tuvo recientemente con la Vía Expresa Sur y con los peajes…

Creo que en este último punto hay que llevar el tema con tranquilidad. Cancelar los peajes puede darle aplausos, pero hay que estudiar bien el tema, porque la inversión privada es sensible. Si ven que se les cancela contratos a empresas arbitrariamente, se alejarían, y se les necesita para crear puestos de trabajo y desarrollo.

LARCO HERRERA NO CUMPLE PLAN NACIONAL

Si bien el hospital Larco Herrera pertenece a la Beneficencia de Lima, sus servicios son administrados por el Ministerio de Salud, el cual no ha brindado el presupuesto adecuado para cumplir el Plan Nacional de Fortalecimiento de Servicios de Salud Mental Comunitaria 2018-2021.

Aún no se implementan los hogares protegidos de salud mental para pacientes sin familiares y que necesitan tratamiento. En diciembre de 2018 se debieron instalar 40 de estos lugares, pero solo hay seis, de los cuales solo uno está en la capital.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.