Carlos Mesía: «La anterior Sunedu era una entidad represiva»

Entidad fue manejada con interés de grupo o ideológico, y como una herramienta política dirigida contra algunas autoridades universitarias con intereses electorales, afirma.


Ha salido una información acerca de que el superintendente de la Sunedu, Manuel Castillo, designó “a dedo” a su excliente Santos Montaño como rector de la Universidad Nacional de Piura. ¿Eso es cierto?

No es verdad, no ha sido un nombramiento a dedo, el superintendente no ha participado en el procedimiento de designación de este nuevo rector. Existía en la Sunedu un trámite muy antiguo que pedía el reconocimiento de estas autoridades y lo que habido es el reconocimiento de este pedido en la Dirección de Supervisión.

¿Por qué la Sunedu tendría que decidir quién puede ser rector o no de una universidad?

Así está establecido y es algo sobre lo que tenemos que reflexionar. Lo que pasa es que tampoco se puede desconocer que las universidades públicas -y también algunas privadas- pasan por problemas internos entre autoridades por alcanzar el poder. Entonces, la Sunedu tiene esta labor de reconocer cuáles son las autoridades que deben estar registradas.

En el informe periodístico también señalaban que, gracias a su nombramiento como asesor jurídico de la Sunedu, Santos Montaño consiguió ser reconocido como rector.

Tampoco es verdad, no he participado en ese reconocimiento, ni con un informe relacionado sobre el tema.

¿Pero no hay un conflicto de intereses, tomando en cuenta que Santos Montaño es excliente de Manuel Castillo?

No, porque ha sido un procedimiento burocrático a nivel de una dirección. En este caso está claro que no habido ninguna participación del superintendente en el reconocimiento de esta autoridad de Piura.

¿Qué hay detrás, entonces, de esta denuncia periodística?

Lo que hay es un interés de quienes han estado antes en el poder de la Sunedu de querer golpear y deslegitimar la institucionalidad de una entidad autónoma e independiente, que ha nacido para garantizar la calidad de la enseñanza, pero también para salvaguardar la autonomía universitaria.

¿Antes de la ley que aprobó el Congreso cómo se elegía al superintendente de Sunedu?

Tengo entendido que el superintendente era nombrado por el Ministerio de Educación.

Directamente por el Gobierno.

Así es, en su designación había una fuerte injerencia política por parte del Poder Ejecutivo, entonces, la ley aprobada por el Congreso lo que hace es acabar con esta injerencia política y darle a la Sunedu una mayor autonomía y a las universidades también.

MÁS INFORMACIÓN: Sunedu: Procuraduría denuncia a Manuel Castillo por el delito contra la administración pública

Ahora el superintendente sale del propio seno del Consejo Directivo de la Sunedu, en donde participan universidades públicas, universidades privadas, el Ejecutivo y también los colegios profesionales.

¿Han encontrado consultorías inútiles en la Sunedu?

Tengo entendido que ha habido un exceso, pero no tengo al detalle las cosas, de manera que no puedo pronunciarme sobre eso.

¿Cómo una universidad como la César Vallejo, donde Pedro Castillo obtuvo su grado de magíster irregularmente, puede estar licenciada por la Sunedu?

La Universidad César Vallejo está siendo objeto de tres procesos administrativos sancionadores dentro de la Sunedu y son evaluaciones que se tienen que hacer en su momento.

Lo que ha venido ocurriendo es que cierto sector celebraba que a determinadas universidades les quiten la licencia, pero no se preocupaban por los alumnos.
La Sunedu ha sido manejada con un interés de grupo o ideológico, y se ha utilizado como una herramienta política dirigida contra algunas autoridades universitarias con intereses electorales. Pero la Sunedu debe ser un órgano técnico que esté al margen de esas discusiones.

El retiro de licencia debería ser la última ratio, la Sunedu debería acompañar en todo el proceso para que las universidades cumplan con los requisitos establecidos.

Totalmente de acuerdo, la Sunedu no debería ser vista como una entidad encargada de reprimir o de cerrar universidades. Al contrario, debería acompañarlas en el proceso de licenciamiento, ayudándolas en las carencias que pudieran tener.

Por Aaron Salomón

SEGUIR LEYENDO:

Luis Giampietri: «Alejandro Toledo es un traidor» 

Boluarte nombró a ministro amigo de los «Cuellos Blancos»

Luis Cordero Jon Tay: Comisión de Ética aprueba denuncia por presunto espionaje

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.