EX MINISTRO DE VIVIENDA

Javier Velarde Aspíllaga: “Belaunde formó arquitectos con una visión urbana y social nueva”

En sus 86 años de vida ha construido más de 300 mil viviendas dentro y fuera del Perú.

  • Fecha Miércoles 12 de Junio del 2019
  • Fecha 8:27 am



En sus 86 años de vida ha construido más de 300 mil viviendas dentro y fuera del Perú. Los planos de importantes edificios, complejos comerciales y viviendas multifamiliares en diversos puntos del país llevan su firma. Pero son dos los proyectos por los que guarda especial cariño: la Ciudad Satélite Santa Rosa, el complejo habitacional más grande de Sudamérica, y la Residencial San Felipe, un ícono urbanístico de la clase media, edificada hace 56 años, “que ha resistido varios terremotos y se mantiene incólume, sin una rajadura”.

-¿Puede contarnos sus inicios con Fernando Belaunde?

En algunas ramas de nuestros ancestros, nuestras familias tienen algún parentesco. Cuando muere el hermano de Fernando Belaunde, una parte de mi familia lo llama para que urbanice el área de San Felipe, que se llamaba “Matalechuzas”. Fernando era todo un profesional. Él urbaniza esa zona y compra un lote donde construiría su famosa casa en Inca Ripac. Vecinos éramos los Velarde Aspíllaga, Paul Carriquirí, Carlos Muñoz. Todos, muy amigos. Es más, mi padre compró un lote en Chorrillos y construyó allí una casa de campo. El material que sobró, Fernando Belaunde lo compró para terminar su casa en Inca Ripac.

-Por entonces, Belaunde había llegado de Estados Unidos.

Belaunde estudia en Estados Unidos, en Texas. Y allá conoció de cerca el problema de la vivienda de los inmigrantes latinos pobres. Por otro lado, allá tuvo contacto con el desarrollo urbanístico de la época, denominada Green Belt, que era el desarrollo de edificios multifamiliares con grandes áreas verdes.

-Fue una propuesta urbanística pensada para solucionar el problema de la vivienda.

¡Por supuesto! En Estados Unidos se desarrollan en esa época grandes ciudades satélites y ciudades más pequeñas pero autosostenibles. Aunque, en realidad, las New Town surgen en Inglaterra, después de la Segunda Guerra Mundial, para ordenar el crecimiento poblacional disperso que existía alrededor del río Támesis. Allá se crean áreas independientes, pero con centros industriales en los alrededores para que no congestionen el centro de la ciudad.

-¿Incorporamos ese modelo de desarrollo urbanístico en nuestro país?

En el Perú no había grandes centros industriales, pero se consideró el concepto de edificar las viviendas cerca de los centros de trabajo. Así se concibió, por ejemplo, la primera unidad vecinal —que fue la N° 3, camino al Callao—, junto a la Av. Colonial, que conectaba la vivienda con el centro de trabajo y evitaba que la gente recorriera kilómetros para ir a trabajar.

-¿Cuál de todos los complejos multifamiliares que desarrolló Belaunde en sus dos gobiernos siguió este modelo?

Muchos. Pero el más grande que se hizo en el Perú y en Sudamérica fue la Ciudad Satélite Santa Rosa: 4,600 viviendas. Se pensó en una gran área central, al final el colegio, adelante el hospital, el supermercado y la zona comercial para que la gente tuviera no solo una vivienda, sino también una forma de producir ingresos.

-¿Fue Belaunde el propulsor de estas nuevas ideas?

El Perú ha tenido excelentes profesionales, prominentes urbanistas que estudiaron fuera del país: Luis Dorich, Alfredo Dammert, este último creador del Barrio Obrero, y, por supuesto, Fernando Belaunde. Pero luego, en la Escuela de Ingenieros de la UNI, se formaron nuevos profesionales en este campo, urbanistas con una nueva visión de desarrollo territorial. Y ese fue trabajo de Belaunde. De allí salieron Calvo, Neira, Orrego, yo mismo, entre otros, que diseñamos las nuevas unidades familiares.

-Entonces, sí fue Belaunde quien produjo un viraje en la formación del nuevo arquitecto peruano.

¡Es que Belaunde generó un cambio! Formó alumnos con una visión social de la arquitectura. Antes de él, el arquitecto era un profesional que diseñaba residencias, centros comerciales; pero Belaunde nos formó con criterios de desarrollo social.

-¿De dónde obtuvo Belaunde esta nueva visión social del desarrollo urbanístico?

Creo que fue de México, donde trabajó un tiempo y conoció a un destacado arquitecto mexicano de la época y le enseñó estos conceptos. Y eso lo sé porque Belaunde estuvo viviendo con mi familia una época en Estados Unidos. Un día, una señora mexicana, amiga de mi familia, casada con un arquitecto, se lo comenta. Y, en efecto, Belaunde le dice que sí, que conocía a ese arquitecto mexicano.

-¿Cómo recuerda esos inicios de Belaunde como jefe de arquitectura en la vieja Escuela de Ingenieros de la UNI?

Belaunde ingresa como jefe del Departamento de Arquitectura de la Escuela de Ingenieros. Pero Odría da una ley y se crea la Universidad Nacional de Ingeniería y exige la elección de los decanos de las nuevas facultades. Y aquí es donde adquiere protagonismo el famoso tercio estudiantil. Algunos profesores y alumnos se oponían a Belaunde, pero el grueso de alumnos estábamos con él.

-En esa elección interna Belaunde empieza su carrera en búsqueda de votos.

Esa es la semillita donde todo empezó. Eduardo Orrego, que era dirigente estudiantil, se convertiría luego en una persona muy importante para Belaunde y para Acción Popular. Orrego vivía en mi casa, era como mi hermano, venía de provincia. Belaunde le dio un primer trabajo en su estudio, donde editaba “El Arquitecto Peruano”.

-Belaunde tenía entonces el apoyo mayoritario de los estudiantes.

¡Pero, por supuesto! Era muy querido por los estudiantes. Todo nace en la revista “El Arquitecto peruano”, que se editaba en la oficina privada de Belaunde. Orrego era como su hijo. Y cuando las reuniones se extendían hasta muy tarde, muchas veces, Belaunde llegaba con su chifita. Cuando llegó la elección, los socialprogresistas presentaron su lista y nosotros a Belaunde.

-¿Y cómo fue esa elección?

Las fuerzas estaban tas con tas. Y, entonces, comenzaron las amenazas de los socialprogresistas. Y, al final, salió Belaunde, que fue lo que necesitábamos porque ya veíamos que tenía una marcada proyección para la política. Lo que le dio la oportunidad de ser un renombrado profesional. Lo que vino después, es historia conocida.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales deFacebook Twitter.











Top
Salen a la luz pagos de Odebrecht relacionados a Gasoducto Sur Peruano

Salen a la luz pagos de Odebrecht relacionados a Gasoducto Sur Peruano