José Briceño Abanto: “Quiere jueces y periodistas a la medida” [Entrevista]
A+

¿Qué está pasando en el Ministerio Público (MP) tras el plantón de periodistas del 3 de marzo?
Ocurre algo curioso, y es que tras los pronunciamientos de la Federación de Periodistas del Perú, del Colegio de Periodistas de Lima, y del doctor Alfredo Vignolo, de la Fundación Ética Periodística, la fiscal Barreto no solo atropella a la prensa y permite que sus adjuntos concretaran actos de represalia, sino que ahora corre a las faldas de la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, para mal informarla y utilizar su aparato de imagen, que es pagado por todos los peruanos.

-Explíquese, ¿a qué se refiere?
Me refiero a un hecho evidente, pues en el contexto actual la fiscal Barreto tiene que explicar muchos de sus actos públicos que habrían infringido la ley; pero ahora, gracias a la prensa oficialista que maneja su institución, aparece ella en entrevistas en los medios de comunicación waripoleros, donde no se le pregunta sobre lo que cualquier periodista serio lo haría, sino sobre lo que ella quiere y le conviene. Es decir busca sesiones de relaciones públicas y periodistas a su medida.

-¿Sobre qué se le debería preguntar?
Vea, los medios donde ha aparecido la fiscal Barreto, seguramente ayudada por relacionistas públicos del MP, no la interrogan acerca de la forma como un grupo de interés salía a las calles con bocinas y carteles para pedir su nombramiento en el Estado; tampoco le pregunta sobre las personas que ella sacó del caso Orellana, hecho que fue denunciado por la exprocuradora Julia Príncipe.

-Pero esos son hechos de hace años.
Precisamente, son del 2015, pero ese lapso de historia hasta el presente permite determinar un perfil completo que nos dice que la fiscal Barreto habría incurrido en serias faltas administrativas o ilícitos en su carrera pública, hechos que la Oficina Desconcentrada de Control Interno y la propia doctora Zoraida Ávalos no pueden pasarlos por agua tibia.

-¿Cuáles son esas faltas o ilícitos?
Eso lo determinarán las autoridades pues a mí, como periodista, solo me corresponde señalarlos e informar a la opinión pública. Por ejemplo el no haber abierto una investigación sumaria frente a la desaparición de los cuadernos de registro de visita a su despacho; o el por qué solicitó a EsSalud un subsidio de pago directo por enfermedad, y ese pedido le fue denegado por la entidad aseguradora al descubrirse que los días que pidió permiso, y no fue a trabajar a la Fiscalía, sí lo hizo en una entidad privada ubicada en Huancayo. En la administración pública por menos que eso hay gente presa.

-Frente a ello, ¿la Fiscalía no ha dicho nada?
En lo absoluto, y frente a otras inconductas tampoco, como cuando no se sabe de dónde sacó US$ 60,000 para comprar al cash un predio de 409 m2 en Asia, al sur de Lima, pero no contenta con eso pretendió hacerse de 350 m2 más, hecho que fue observado por Registros Públicos. Lamentablemente, los medios donde la fiscal da entrevistas parecen digitados y no le preguntan nada al respecto, lo que demostraría que hay una prensa adicta, a la medida de los intereses de algunos fiscales.

-¿Hasta ahora la fiscal Barreto no lo recibe en su despacho?
Soy un periodista que busca la verdad pero gustoso si la doctora Barreto quiere declarar porque nadie se alegra con informar hechos sobre inconductas funcionales, aunque son los propios funcionarios quienes con la mordaza ponen en entredicho su trabajo. Sin embargo, es grave que la fiscal Barreto, acaso manipulando a la fiscal de la Nación, presione al presidente del Poder Judicial, José Luis Lecaros, pidiendo jueces especializados, como si ella fuera especialista en lavado de activos, y con ello está agraviando a los actuales jueces pues prácticamente los presenta como incapaces o ineptos. Esa es una falta de respeto a la judicatura.

Puedes encontrar más contenido como este siguiendo en nuestras redes sociales de  Facebook   Twitter .