María Elena Portocarrero: “Empoderamiento laboral de la mujer apoya su autoestima”
A+

-¿Qué propuestas tiene usted para sus agremiados en caso de ser elegida decana del Colegio de Abogados de Lima (CAL)?

Postulo por una gestión innovadora al servicio del gremio de abogados del CAL, donde la tecnología siempre esté al servicio del abogado con aplicación de la biblioteca virtual, los cursos ‘online’, con oficinas virtuales y la bolsa de trabajo para los abogados jóvenes. Respecto al bienestar del abogado, considero que se deben descentralizar los servicios médicos, ya que tenemos un policlínico en Jesús María; sin embargo, los abogados trabajan en toda Lima. Es importante el servicio médico a domicilio en caso de urgencias para el abogado agremiado al CAL.

-¿Usted es la primera candidata mujer que se presenta al decanato del CAL?

El CAL tiene 210 años de existencia institucional. Es el colegio gremial más antiguo en Sudamérica. En los 210 años de vigencia ha habido tres mujeres que han ocupado el cargo de decanas, ellas han sido la doctora Delia Revoredo, la doctora Greta Minaya y Luz Aurea Sáenz. Y con el favor de los abogados de salir elegida, yo sería la cuarta mujer que ocupe el decanato del CAL.

-¿Cómo analiza el momento donde la violencia contra la mujer se ha agudizado?

El problema de violencia contra la mujer existe como una arista de la violencia en general. Observo que lo que hay fundamentalmente es la existencia de un problema de salud mental en la población peruana. Debe ser atendido prioritariamente el problema de violencia doméstica, la violencia contra la mujer, mientras que en las calles aumenta el sicariato como parte de la inseguridad ciudadana. Existe el feminicidio, donde urge una solución; también es cierto que es un tema de violencia en general porque los índices de violencia han aumentado, por lo que urge adoptar una política de Estado de parte del Gobierno para contrarrestarlo.

-¿Por qué considera importante la necesidad del empoderamiento laboral en la mujer?

La mujer tiene que ser autogestionaria, porque muchas veces el problema económico es el que da un menoscabo a la mujer, porque ella se somete a esta situación de violencia por la dependencia económica del marido que muchas veces es un maltratador. Y ella minimiza su autoestima por su propia dolencia económica. El empoderamiento laboral y económico de la mujer puede lograr que ella eleve su autoestima y se sienta segura de proveerse económicamente el sustento, de tal manera que no tenga por qué soportar esta situación de sumisión que existe frente al varón.

-¿Qué opina de que a pesar de las marchas de “Ni una menos” la violencia contra la mujer siga en aumento?

Después de la marcha “Ni una menos” hemos visto que han aumentado los números de feminicidios. La marcha “Ni una menos” ha logrado que aquella mujer que estaba sojuzgada alce la voz, y por ello es que vemos un incremento de la violencia contra la mujer. El problema radica en que, lamentablemente por la situación económica que oprime y somete a la mujer, aún no se ha dado el respaldo adecuado a este manejo que hay sobre los casos de violencia contra la mujer y la familia. En tal sentido, es prioritario que se brinde la atención al menor, a la mujer e incluso a aquel que comete violencia. Porque son hombres que provienen de una familia en que su niñez fue violentada y es un círculo vicioso. Es necesario atender también al agresor para que esta cadena perjudicial o perniciosa no siga en aumento.

 

EL CASTIGO  CAPITAL NO ES DISUASIVO

-¿Usted no considera disuasivo para los violadores que se aplique la pena de muerte?

La pena de muerte no es disuasiva, simplemente estaríamos abriendo una puerta que ya vimos por conveniente cerrar. El Código Penal es sujeto de revisión porque el campo normativo ha cambiado mucho en razón de lo que aparece con este incremento de violencia (…) Se necesita una revisión de las penas, pero teniendo en cuenta un punto de vista preventivo y resocializador.

ROBERTO SÁNCHEZ REYES/[email protected]