Miguel Romero Sotelo: “Belaunde edificó viviendas, pero principalmente construyó hogares”

En esta entrevista, el actual teniente alcalde de Lima Metropolitana nos narra el impacto que tuvo esa visita y la visión del presidente Belaunde sobre el Perú.

Miguel Romero Sotelo: “Belaunde edificó viviendas, pero principalmente construyó hogares”
  • Fecha Martes 4 de Junio del 2019
  • Fecha 7:32 am

Corría en año 1967 y el presidente Fernando Belaunde convocó a un grupo de estudiantes de arquitectura de la UNI a Palacio de Gobierno. Entre los invitados, con 20 años de edad, estuvo el hoy arquitecto Miguel Romero Sotelo. En esta entrevista, el actual teniente alcalde Lima Metropolitana, decano de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Territorio de la USIL, diseñador urbanístico de Villa El Salvador, nos narra el impacto que tuvo esa visita y la visión del presidente Belaunde sobre el Perú que imaginaba y el Perú que al mismo tiempo construía.

-¿Recuerda ese momento de la invitación a Palacio?

Como si fuera ayer. Ese día llegué a clases y me encontré con un letrero. Los alumnos de cuarto y quinto éramos invitados a Palacio de Gobierno. Fuimos veinte alumnos, diez de cuarto año y diez de quinto año. Entre los asistentes estuvieron Carlos Tovar Samanez, “Carlín”, Eduardo Figari, arquitecto de Larcomar, Raúl Flores, Manuel Zubiate, García Rada, Eliseo Guzmán, jóvenes que buscábamos aportar al desarrollo del país.

-¿Cómo se desarrolló la visita?

Belaunde nos enseñó Palacio de Gobierno y al final nos condujo a un salón donde tenía sus maquetas. Allí estaba la maqueta del Conjunto Habitacional San Felipe. Era su visión de cómo utilizar de mejor manera el territorio. San Felipe fue construido sobre lo que era el antiguo hipódromo.

-¿Qué fue lo que más le impactó de ese encuentro con el presidente?

A mí, en todo caso, lo que más me impactó fue el mapa de la Marginal de la Selva. Belaunde nos mostró la red de caminos que construyeron los incas, el Qhapaq Ñan, 20 mil kilómetros de vías. Y lo que yo interpreté fue que él estaba haciendo el Qhapac Ñam de la Amazonia, juntando las cuencas del Orinoco, el Amazonas y La Plata.

-Una forma de representar el equilibrio hombre-tierra.

Efectivamente, él decía que el hombre había poblado los Andes y la costa, pero muy poco la selva. Y que debíamos mirar la Amazonia para volver a recuperar el equilibrio hombre-tierra. El 46% del territorio estaba despoblado. El tema era no solo poblar la selva, o colocar garitas de control; sino colonizarla, desarrollarla.

-Era también una forma de inspirarlos como jóvenes a pensar en el país.

En los postres, Belaunde nos dio un breve discurso. Nos dijo que nos había invitado para que pudiéramos ver el futuro del país y que en adelante, cuando fuéramos profesionales, busquemos la inspiración de nuestros trabajos en las bibliotecas de piedra y barro que son nuestras culturas ancestrales. Acto seguido nos comunicó que el avión presidencial nos llevaría “a un lugar que todo peruano y sobre todo ustedes que estudian arquitectura, debe conocer: Machu Picchu”.

-La ciudadela inca; el mejor regalo para jóvenes estudiantes de arquitectura.

Nos puso como guías de viaje al arquitecto Víctor Pimentel Gurmendi y al arqueólogo cusqueño Chávez Ballón. Nos dijo que conoceríamos cómo los antiguos peruanos manejaron el territorio y las ciudades. Recuerdo que el avión presidencial estaba lleno de fotografías de Nasca, Chan Chan, Kuélap, Machu Picchu. Fue muy emocionante.

-¿Qué enseñanzas le dejó ese viaje?

Descubrimos lo maravilloso que es nuestro país y la manera en que nuestra civilización Inca desarrolló la arquitectura, la ingeniería, la hidráulica y lo que hoy se llama el cuidado del medio ambiente. Ellos manejaron y condujeron el agua de lluvia a través de terrazas, andenes y canales de agua, conectados con el río Vilcanota.

-¿Desarrolló su tesis de arquitectura impactado por esta visión?

Inspirado por esta visión de Belaunde sobre la Amazonia del Perú, convencí a dos compañeros (Javier Door Jimeno y Miguel Romero Molina), para hacer una tesis de bachiller llamada: “Tipología de asentamientos en el valle del Bajo Mayo”, en la región San Martín. Allí descubrimos que un grupo de israelíes enviados por el gobierno del presidente Belaunde realizaba trabajos de suelo para saber qué tipos de cultivos podían sembrarse. Lo que nos reveló una segunda enseñanza: el trazo de una carretera no solo es geométrico, sino principalmente económico. Lo que busca cuando se diseña una carretera es generar zonas de producción, desarrollo para los puntos que une.

-Belaunde fue su principal profesor de arquitectura, sin haber llevado con él una clase.

Belaunde me enseñó que la arquitectura, el urbanismo y el territorio, van de la mano. Él con su obra nos enseñó que el arquitecto no diseña una casa de manera aislada; sino dentro de un modelo de sociedad. El arquitecto diseña para una sociedad.

-¿Alguna anécdota del arquitecto que recuerde especialmente de esa etapa?

En el año 83. Fui miembro del directorio de Ferrocarriles del Perú y vicepresidente de lo que hoy es Sencico. En el Km. 94 de la Carretera Central había un puente llamado San Juan que todos los años se lo llevaba el huaico, paralizando la actividad minera. Un equipo de ingenieros peruanos diseñó un túnel antihuaico, y resolvió el problema hasta hoy. Un día, Belaunde pasó por ese túnel con un tren cargado de frutas que traía de la selva central. Y le gustó tanto la obra que nos pidió hacerle una maqueta. Se la hicimos y él acostumbraba a exhibirla en Palacio de Gobierno.

-¿Volvió a ver al presidente Belaunde cuando terminó su segundo gobierno?

Todos los lunes, en la Asociación Perú. Carlos Ausejo lo trasladaba de su casa al local de Miraflores, donde un experto exponía algún tema de actualidad nacional e internacional. Un día Belaunde me invitó a exponer mi proyecto de vivienda ganador del “Premio Internacional Rafael Leoz”. Después de mi exposición, me propuso que fuera profesor universitario.

-¿Cómo era ese Belaunde estudioso, post gobierno?

Muy generoso, atento con la opinión de todas las opiniones. Sabía lo importante que es generar una corriente de opinión, de conocimiento y de valores. Belaunde era pensar, decir y hacer. Fui un visionario. Edificó muchas viviendas, pero principalmente construyó hogares. Belaunde hizo hogares, que son las familias dentro de las viviendas.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Califican de “populista” D.U. de Martín Vizcarra para subsidiar transportistas

Califican de “populista” D.U. de Martín Vizcarra para subsidiar transportistas