Mijael Garrido Lecca: “La inmunidad no debe ser igual a impunidad” [ENTREVISTA]

Mijael Garrido Lecca: “La inmunidad no debe ser igual a impunidad” [ENTREVISTA]
  • Fecha Viernes 24 de Enero del 2020
  • Fecha 8:58 am

EXPRESO conversó con Mijael Garrido Lecca, candidato con el número 3 por el Partido Aprista peruano, sobre la coyuntura en la que se embarca en su primera aventura política y sobre cómo ve las posibilidades del partido que representa.

-Dicen que el Apra ha muerto…
Sí. Dicen que el Apra ha muerto. También lo dijeron Leguía, Sánchez Cerro, Benavides, Bustamente, Odría, Prado, Velasco, los Humala y Fujimori. Creo que 96 años de Historia son una garantía que nos permite saber que nuestro partido sabrá sortear las vicisitudes de esta elección, que no han sido pocas, y volver a representar democráticamente al pueblo.

-¿Cuáles han sido estas vicisitudes?
Bueno, para empezar la forma en la que se cerró el Congreso pasado es -en opinión mía- un enredo constitucional. Esto de la “denegación fáctica de la confianza” -sin haber leído la resolución- abre sin duda una caja de Pandora que no debimos haber tocado. El sistema de pesos y contrapesos ha quedado completamente desarticulado. Y luego está el tema de lo leguleyo que ha sido el JEE y el JEN, sumado a los cortísimos arcos de tiempo bajo los que hemos operado.

-¿Cree que estas complicaciones tengan que ver con la actuación del Congreso previo? ¿Hay alguna crÍtica que encajes al partido del que ahora eres miembro?
Sin duda la población se generó una muy mala percepción del Congreso anterior. Y por supuesto que muchas de las actuaciones de varios congresistas contribuyeron indiscutiblemente al asunto. Ahora, creo que debemos analizar las cosas con perspectiva. A la bancada aprista le endilgan ser la causante de las siete plagas cuando era una bancada pequeñísima que -por supuesto- se hacía sentir. Pero no me toca criticar el trabajo de mis compañeros, quienes tuvieron la generosidad de abrirme las puertas de su partido e invitarme a acompañarlos en este camino. Lo que sí me toca es recoger varias de las banderas que quedaron en el limbo una vez que Vizcarra hubo disuelto el Congreso y que estamos en la obligación de llevar adelante.

-¿Qué opina de la propuesta, hecha por muchos partidos, de eliminar la inmunidad parlamentaria?
Creo que es demagógica y populista. Los congresistas asumen, de ser electos, tres funciones: legislar, representar y fiscalizar. Esta tercera, si uno es de oposición o se enfrenta a una mafia que concentra poder, se va a hacer imposible. Pongamos un ejemplo concreto: el acciopopulista Víctor Andrés García Belaunde pudo enfrentarse frontalmente contra la mafia que dirigía el señor Orellana amparado solo en su inmunidad. ¿Se imaginan la cantidad de juicios en la cantidad de jurisdicciones que le hubieran caído a García BelaUnde de no ser por la inmunidad? Ahora bien: naturalmente, no considero que la inmunidad deba ser sinónimo de impunidad. Creo que se debe reformar la forma en que trabaja la comisión de ética y la subcomisión de acusaciones constitucionales, de forma tal en que los congresistas queden protegidos por los actos estrictamente comprendidos dentro de su función.

-Usted declaró que no se debía bajar el sueldo de los congresistas. ¿Lo sostiene?
Sí. Los congresistas deben aumentar la calidad de su trabajo y disminuir la remuneración que perciben no es la mejor forma de incentivarlo. Sin embargo, creo que sí hay mecanismos intermedios como han planteado algunos candidatos: por ejemplo, los congresistas podrían -como los regidores- cobrar dietas en lugar de sueldos: el que no chambea, no cobra. Y creo que en esta misma línea es importante empezar a juzgar el trabajo de los congresistas, no por la cantidad de las leyes presentadas, sino por la calidad de estas. El economista Diego Macera publicó un artículo bastante claro al respecto en donde señalaba que si el sueldo en el Congreso es muy bajo la gente que entraría, salvo excepciones muy particulares entraría directamente a subsidiarse con algún lobby.

-Usted ha señalado varias veces que considera el cierre del Congreso como una violación al orden constitucional; no obstante, el TC ha dicho lo contrario.
Acato lo que el TC ha señalado, pero no por ello creo que sea correcto. Tanta es la duda que tres de los siete magistrados votaron en contra (en mi opinión los tres mejor formados), así que creo que la decisión del TC ha tenido más estribo político que jurídico.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Comas: hallan restos humanos dentro de costales en plena vía pública

Comas: hallan restos humanos dentro de costales en plena vía pública