“Necesitamos una política energética”
A+

-¿Cuál es su análisis de la deflagración registrada en Villa El Salvador?

La cisterna carga en la refinería de la planta de venta para la comercialización a granel, representando un traslado sumamente peligroso. Al pasar por un declive, que se puede decir que estaba en la norma de construcción de pistas, golpea el entramado de tuberías que sale del tanque hacia la bomba y luego al control. No se debe buscar un culpable, ahora se debe prevenir otra desgracia similar.

-¿Pero hay una responsabilidad de la municipalidad distrital?

A raíz de este lamentable accidente, que ha conmocionado al país, han salido una serie de versiones, cuya reacción inmediata es saber quién tiene la culpa de este hecho. Yo diría, desde mi punto de vista profesional, alimentado por más de 40 años de experiencia en temas de GLP, que tendríamos que enfocarnos en las deficiencias o falencias para establecer un adecuado transporte de mercancía peligrosa.

Esto tiene que ver con la falta de una política energética seria en el país, que contemple medidas para que estos casos no vuelvan a suceder. Otro aspecto es que esto nos conlleva a una regla para este tipo de sucesos, es por una falta de cultura de gas. Las opiniones que están a través de este accidente han priorizado a terceros, no a las autoridades responsables de este sector.

-Entonces, ¿considera que hay desinterés del Gobierno?

El desarrollo de un país se determina por la masificación del gas, incluyendo los puntos por donde se debería masificar y es difícil por las condiciones de las carreteras o vías. Por el último gobierno, hemos tenido como segundo combustible más usado el GLP, pero ha sido abandonado por las autoridades del Ejecutivo y de los respectivos sectores. Malamente guiados porque se tiene que masificar el gas natural, pero priman más las ganancias privadas y particulares, haciendo que el Estado esté como está. No hay el apoyo suficiente para que se movilicen. Las opiniones apresuradas no contribuyen a un apoyo energético.

-¿Qué puntos debe tener una política energética?

Hay que contemplar la diversidad geográfica que existe en el Perú. También, que esto debe ser complementario por políticas municipales, como la construcción de las carreteras, pero vemos que algunas no cumplen con esos requisitos. Lo peligroso es que por las carreteras civiles, por llamarlas así, se atiborran de transporte pesado y peligroso. Que en otros países se trata de evitar con transportes industriales porque justamente lleva a eso. Lo de Villa El Salvador es un caso más, en Pasamayo ocurrió un hecho similar, cuando un ácido terminó por disolver diversos vehículos. Si este acontecimiento ha conmocionado, tampoco debemos ver apresuradamente cabezas turcas.

Frente a un accidente, se deben reunir las personas que representan al Gobierno y los voceros del sector privado para que no vuelva a ocurrir. Hay opinólogos que piden la cabeza de otros. Se debe crear una comisión de alto nivel para que empiece una medida así, junto a una medida adicional para establecer cambios.

-¿Se puede replicar una modelo internacional?

Sí. Es viable porque las autoridades del sector pueden aprobar el tipo de cargamento por una declaración jurada. También se trata de fiscalizar como si fuéramos de primer mundo, aunque no lo somos. Entonces, en los otros países, donde se hacen declaraciones juradas existe una cultura de gas y veracidad.

-¿El Ejecutivo se debe preocupar por el traslado de material peligroso?

Así es. En otras partes hay una política seria al respecto. Se prioriza a través de un cabotaje y nosotros contamos con ella. El ministro del sector y el mismo Ejecutivo debe promover estas medidas. De lo contrario, qué se puede pedir.

-Es decir, ¿seguirá siendo una preocupación latente?

Sí, tiene que ser normado con base en una política seria. De esta manera, la mercancía tiene un mayor control. Entonces, es una forma de encarar y plantear una reforma. Además, se debe hacer un cabotaje. No solo es defender o no ser consciente. Otro problema es el peaje que cobran a las municipalidad y no hacen nada por fraccionar las vías o carreteras que están en pésimas condiciones.

IMPORTANTE DONACIÓN

Estados Unidos y Brasil donaron piel humana para las víctimas de la deflagración de Villa El Salvador. A través de Shriners Perú Club, el hospital Galveston de Shriners Internacional de EE.UU. entregó 30 metros cuadrados de piel humana. Mientras que el Minsa recibió 18,000 centímetros cuadrados más del Ministério da Saúde (MS) de Brasil para ser usados en la cura quirúrgica de los heridos.

Por: Juan C. Ángeles Moreno

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.