“No nos preguntamos cuánto cuesta el show de los fiscales”

Critica al Equipo Especial Lava Jato por obsesionarse con algunos personajes políticos.

A pesar de los diversos problemas que sufre nuestra sociedad y la crisis política que se registró durante el 2019, Perú se pueda dar el lujo de seguir siendo, quizá, el país más rico del mundo, manifestó el abogado y diplomático Ernesto Pinto Bazurco Rittler.

“La riqueza se puede evaluar por la acumulación de valor, como por el lujo o la capacidad de despilfarro. Si se mide la bonanza, por la inclinación al gasto improductivo, y de la eficiencia o eficacia de los funcionarios pagados con impuestos, el Perú puede darse el lujo de que se diga que es quizá el país más rico del mundo”, reflexionó.

Este panorama, según Bazurco, lo confirma Julio Velarde Flores, presidente del Banco Central de Reserva (BCR), quien posiblemente recibe el sueldo más alto por tener la obligación de velar por la salud de nuestra economía.

“Sin embargo, en recientes declaraciones, el responsable del BCR no pudo dar explicaciones claras sobre la razón de que nuestro crecimiento en el 2019 ha sido el más bajo de la década. Dijo, algo así (tal como lo argumentaría un alumno de economía cuando está dando examen ante su Maestro y no sabe responder) como que República Dominicana también ha mostrado una baja de crecimiento. ¿Si se trata de comparar, no sería más justo y necesario que un funcionario con paga tan alta nos explique la razón por la cual el ingreso per cápita de un chileno es casi el doble que el de un peruano?”, enfatizó.

Asimismo, agregó no se quedan atrás en sueldos y otros ingresos –y eficiencia en resultados– los funcionarios del aparato de justicia. Lo que nos demuestra que somos tan ricos que no nos preguntamos cuánto cuestan “los espectaculares fiscales y jueces que han animado el escenario nacional con apariciones en la prensa basadas en persecuciones, encarcelamiento, acusaciones, especialmente a antiguos jefes de Estado y otros personajes vinculados a la política”.

ACUSETES

“Estos funcionarios acusetes, para que reciban credibilidad, deberían rendir cuentas al país sobre los millones de soles gastados en el 2019, especialmente en viajes al extranjero. También deberían explicar la razón por la cual ese gasto no ha originado resultado: ni [Alejandro] Toledo como tampoco [César] Hinostroza, menos [Josef] Maiman [admitió haber recibido dinero coimas], han podido ser extraditados. Como tampoco ninguno de los perseguidos más prominentes han sido condenados. No me necesito explayar. Una encuesta nos revela lo que opinan la mayoría de peruanos sobre el Poder Judicial”, dijo.

También señaló que en otros países sucede que en vez de perseguir, se multa a los agentes corruptores, porque no es una sanción para los empresarios infractores que se encarcelen a un grupo políticos, al contrario, esta actitud los animarían a seguir operando. Añadió que hay magistrados que opinan que a las firmas extranjeras se les debió incautar los bienes en la proporción debida para resarcir el daño, tal como se ha hecho en otros países, pero acá aparentemente podemos persistir de estos ingresos.

“Podemos darnos el lujo de estar dilapidando recursos por una serie de errores y excesos provenientes de sus propios integrantes de equipos responsables. Las desproporcionadas medidas contra la libertad y dignidad despiertan críticas, especialmente por la falta de avances en los procesos de investigación. Si existen tantos elementos de convicción en este caso, ¿por qué no avanzar con la acusación respectiva y llegar a una sentencia? Más grave es que tantos ciudadanos se vean envueltos en súbitos y muy costosos trances judiciales. En tanto, perdonamos a los extranjeros”, resaltó.

Asimismo, dijo, “la Cancillería gastó una suma considerable en formar lo que se llamó el Grupo de Lima y realizar diversas acciones tendientes a que un tal Juan [Guiadó], salido del capricho de un gobernante extranjero, sea el nuevo presidente de Venezuela. ¿Y dónde está Juan ahora? Lo anterior resulta menos perjudicial porque está compensado por otras grandes realizaciones de nuestro servicio diplomático”.

Opinó que “es deplorable para el país que en el Ministerio de Ambiente funcione toda una burocracia para atender requerimientos de otros países. Por ejemplo, se prohibió el uso de las higiénicas cañitas plásticas para tomar bebidas, lo que es un atentado contra la salud, de un país donde el contagio es frecuente. En otros países, como Alemania se sigue usando el plástico, y se prioriza las necesidades nacionales. El daño causado es difícil de cuantificar. Ahora vienen con el llamado ´bono de chatarreo´ que crea más dudas que soluciones. Por otra parte, tenemos un preso que cuesta al erario y a los contribuyentes muchos millones.

Este condenado no paga una culpa. Con muchas facilidades se dedica a hacer política desde la cárcel. Y todo el ´eficiente´ aparato estatal no ha logrado que pague un centavo de la millonaria deuda que tiene en reparaciones”, criticó.

“Podría sumar 365 ejemplos. Basta leer lo que nos ilustran los diarios cada vez que nos muestran que somos un país muy singular en su generosidad. Mucha prensa se ha dedicado el 2019 ha darles más espacio y crédito a delatores extranjeros que a emprendedores peruanos como son los médicos, escritores, docentes, madres solteras, bomberos o simplemente gente decente. Hay un delincuente brasileño, barato, que ha aparecido en la prensa, incluso en primera plana, por el hecho de haber pretendido, amparado en propios intereses, implicar a autoridades que fueron alguna vez elegidas por el pueblo peruano”, concluyó.

LA SITUACIÓN NO HA CAMBIADO

“Todo es un circo costoso y las cosas no han cambiado. Seguimos pagando peajes en exceso, transitamos por calles llenas de huecos, las medicinas y la salud pública siguen inalcanzables. Sucumbimos ante una educación deficiente, tenemos índices muy altos de enfermedades y anemia infantil. Pero aceptamos que se ponga atención a otros temas”, sostuvo el diplomático.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter