Pablo Martínez: “Violencia ciudadana reclama un ministerio de salud mental”
A+

¿Cómo analiza tanta violencia cotidiana donde un pasajero agrede físicamente a un chofer de ómnibus porque no se detuvo en un paradero no autorizado?

El control de la emociones en las personas debe empezar a trabajarse en una edad temprana desde casa. Y debería haber también una preocupación a nivel gubernamental de lo que se muestra en los medios de comunicación. Vemos inconductas en hombres que atentan contra la mujer en el descontrol de violencia contenida que se desata en acciones como los feminicidios. Estos delitos se acabarán cuando se enseñe a los jóvenes a controlar las emociones Sin embargo, hay programas de televisión que exponen a la mujer y eso genera violencia que muchas veces aflora en las condiciones más inopinadas.

–¿Cómo podríamos definir los tipos de conducta violenta contenidos en nuestra mente?

El ser humano tiene tres tipos de cerebro, el neocórtex, la parte racional; el límbico, las emociones; y el reptiliano, que es el que prevalece cuando actuamos de forma irracional. Son por lo demás situaciones que siempre han existido pero que hoy vemos con más frecuencia gracias a las redes sociales. No se educa a los jóvenes en el control de las emociones, se les educa en matemáticas, literatura, lenguaje, física, pero nadie nos enseña a interactuar con otro ser humano.

–¿La tecnología digital de alguna manera trastoca la conducta de las personas?

La sociedad está conectada a las redes y los chicos ya no salen a jugar a la calle como lo hacíamos antaño, cuando íbamos al parque a jugar pelota a interactuar con otros muchachos. Y tenías que controlarte cuando te quitaban la pelota, por ejemplo; a diferencia de ahora que puedes gritar en el anonimato vía una red social o a través de un juego en línea. Antes para hablar o gritar a alguien tenías que mirarle a los ojos. La comunicación era más directa porque la vida era más horizontal, el ser humano interactuaba y se integraba más a los grupos sociales mientras que ahora no pasa eso.

–¿Esta enseñanza emocional del control de nuestras emociones debería ser política de Estado?

Principalmente debería empezar en casa con los padres, pero debería estar acompañada de una política de Estado. Yo siempre he hablado desde un tiempo atrás sobre la importancia de crear un ministerio de salud mental para controlar este tema porque es un grave problema para el Estado, ya que la salud pública no se da abasto con tantos asesinatos, de gente que por no controlarse en sus emociones  asesina. No le importa la vida del prójimo en absoluto, porque nunca le enseñaron a controlar sus emociones.

VIOLENCIA EMPIEZA CUANDO SE GRITA A LA PAREJA

–¿Un individuo que se obnubila psicológicamente puede asesinar a la pareja que tanto ama?

La obnubilación es una ceguera de nuestra racionalidad. Cuando una persona obnubila su conciencia y su pensamiento ya implica el resultado de un largo proceso de no ejercitar el manejo del control de sus emociones. La violencia en parejas desemboca en feminicidios. Ahí, la violencia no comienza cuando el hombre mata a su pareja, sino que comienza desde el primer momento en que la empezó a maltratar a gritos, a insultarla, porque al no controlar sus emociones se desquició.

DE PADRES A HIJOS: CÍRCULO AFECTIVO SE REPITE

“El respeto de género nace en casa. Si mi hija ve que yo trato bien a su madre, entonces ella va a buscar a un hombre que la trate igual y los círculos afectivos de los patrones de conducta siempre se repiten en casa. Hay que enseñar a pensar en positivo y bloquear lo negativo”.

PERFIL: PABLO MARTÍNEZ VELOS

Filósofo y teólogo, por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Estudió maestría en antropología filosófica, en Pontificia Universidad Católica Comillas de España. Estudios en Psicología, Sociología y Antropología en el Seminario Pontificio Mayor de Santiago.

Docente del programa de Liderazgo Internacional de ESAN. Consultor asociado de Grupo Consulta a cargo de los programas de desarrollo juvenil escolar. Consultor asociado de Proyectos Lead. Consultor asociado a diversas consultoras a nivel nacional e internacional. Socio fundador de Coach para Jóvenes. Columnista en revista Playas.

Por: Roberto Sánchez R.