Sergio Mujica: «Hay dimensión ética en normas de lucha contra la corrupción»

Rendición de cuentas y niveles de confianza son indispensables para una buena gobernanza, afirma.


Desde que se fundó la Organización Internacional de la Normalización (ISO), más de 24 mil normas internacionales que abarcan todos los aspectos de la tecnología y la producción han sido creadas.

Probablemente la norma ISO más conocida en el mundo es la de gestión de calidad. Sin embargo, desde hace un tiempo, la organización ha incursionado en el terreno de la buena gobernanza y la lucha contra la corrupción.

• Uno de los ámbitos más conocidos en la creación de estándares internacionales es el de la gestión de calidad. ¿El enfoque para la creación de normas ISO ha evolucionado con el tiempo?

La ISO ha tenido una evolución muy importante desde que se creó en 1947. Al principio se trataba fundamentalmente de crear normas para productos, es decir, determinar cuáles eran los requerimientos técnicos para que un producto cumpla con su propósito. Con el tiempo, el enfoque fue cambiando y se pasó del producto hacia los procesos y la gestión. Es así como se instaló el tema de la calidad.

• ¿Los consumidores forman parte también de este proceso de evolución?

En el pasado, para los consumidores, quizás lo más importante era comprar un producto que fuese lo más barato posible, hoy en día tenemos un tipo de consumidor que es mucho más responsable, y que necesita saber que está comprando un producto o recibiendo un servicio que es compatible con sus valores. Lo que se busca hoy en día es ofrecer un servicio o un producto que sea de calidad, por eso era inevitable avanzar en esa dirección.

MÁS INFORMACIÓN: Gobiernos regionales y capacidad de gasto

• ¿Con la normativa de buena gobernanza (ISO 37000), se está entrando en el terreno de la ética?

Hay una dimensión ética cuando hablamos de temas relacionados a la buena gobernanza o a la lucha contra la corrupción. No es que nosotros definamos lo que es ético o no, pero sí fijamos ciertos estándares o normas que apuntan en esa dirección. Con las normas de buena gobernanza lo que se intenta es poner a la persona humana al centro de la discusión. Buena gobernanza significa que la organización debe estar dirigida y supervisada de forma tal que logre cumplir su propósito de una manera ética y responsable.

• Esta norma de la gobernanza se aplica también a entidades estatales…

La ISO 37000 no tiene ningún tipo de encasillamiento en cuanto a la naturaleza o el tamaño de la organización que la aplica. Puede tratarse de un organismo de gobierno, una empresa privada, una ONG, o una universidad. Puede ser una gran empresa multinacional, una micro, pequeña o mediana empresa.

• La rendición de cuentas forma parte de este proceso de buena gobernanza, ¿cómo se evalúa en la práctica un enfoque ético?

Hay varios aspectos en esta norma de buena gobernanza, uno de ellos es ciertamente la rendición de cuentas. También es importante que la información y los datos que la empresa muestra generen confianza. Otro aspecto importante es que la organización se relacione con la comunidad y las partes interesadas para entender cuál es el impacto social o ambiental que pueda generar esa empresa.

• En el marco de la gobernanza, mencionó el tema de la lucha contra la corrupción, ¿tiene su propia norma ISO?

Sí, pero forma parte de la misma familia de la gobernanza. En ISO tenemos familias de normas, como la 9001 sobre la calidad, y engloban varios aspectos que se buscan abordar, en este caso es la lucha contra la corrupción.

• ¿Cuál es el alcance que podría tener una norma de este tipo para luchar contra el flagelo de la corrupción?

Es importante partir del hecho de que no existe ninguna fórmula mágica que va a permitir eliminar la corrupción en un país y esto va más allá de su nivel de desarrollo. Lo que buscamos con esta norma es dotar a las organizaciones de ciertas herramientas que les permitan estar mejor preparados para evitar la corrupción o minimizar las posibilidades de que esta ocurra. Según la OCDE, la pérdida asociada a sobornos cada año representa más de un billón de dólares.

Y esto incluye también los costos asociados a la confianza. Para que cualquier economía funcione correctamente se necesita tener ciertos niveles de confianza en las personas o instituciones. Si no hay confianza, se encarecen mucho las operaciones porque se duplican o triplican los controles.

• En el caso de los países en desarrollo, ¿cuál considera que es el mayor desafío en materia de normalización?

Esto tiene relación con la propuesta de valor de ISO como organismo internacional. Porque somos una comunidad de 165 países que está intentando crear normas por consenso para determinar cuál es la mejor manera de crear un producto, de ofrecer un servicio o de hacer una gestión de calidad. Si este intercambio se da sólo en un grupo reducido de 10 o 15 países altamente desarrollados, se pierde el valor que nosotros queremos generar. Por eso el mayor desafío que tienen los países en desarrollo es participar de manera efectiva en la creación de las normas y en su implementación. Si no participan en los comités técnicos su voz va a estar ausente y por lo tanto la norma que se va a crear va a ser menos global y, desde mi punto de vista, menos valiosa.

EXPRESO PREMIUM: Suscríbete a la edición digital para leer los mejores análisis 

• ¿Cómo se sitúa el Perú en materia de normalización? Como miembro de ISO, ¿tiene una participación en la creación de normas?

Inacal, el Instituto Nacional de Calidad, de Perú, tiene una participación muy destacada en la ISO, tanto en la gobernanza de la organización, como en la gestión técnica de nuestros comités que crean las normas. En la gobernanza tenemos un Consejo directivo que está compuesto por 20 países, de los 165. INACAL, a través de su directora de normalización, ha sido miembro del Consejo durante el periodo 2020-2022. Eso refleja el liderazgo y el buen trabajo que ha hecho dicha institución a nivel global. Perú participa en 72 comités técnicos, tales como el de productos alimenticios, gestión de medioambiente o economía circular.

• En materia de gestión del medioambiente, ¿cuál es la línea de trabajo de ISO?

ISO ha incrementado de manera sustantiva su compromiso con el apoyo a la lucha contra el cambio climático. Eso se plasmó en la declaración de Londres (2021) de nuestra Asamblea General, donde nos comprometimos ante el mundo a orientar nuestra agenda hacia una protección del medio ambiente. Hemos desarrollado un plan de acción y buscamos identificar cuáles son las normas que tienen un mayor impacto en las empresas para ayudarlas a cumplir sus compromisos ambientales.

• ISO presentó recientemente en la COP27 unas nuevas directivas ambientales, ¿cuál es su valor agregado?

En materia de normalización y de lucha contra el cambio climático, es muy importante disminuir el nivel de confusión. A veces las empresas no saben cuáles son las normas que tienen que aplicar o cómo medir sus emisiones para ser confiables en sus compromisos. En la COP27 lanzamos las directrices para el “Cero Neto”, un concepto técnico que se refiere a la neutralidad de carbono. Esto significa que la empresa se compromete a reducir sus emisiones haciendo el mayor esfuerzo posible y, luego, lo que es residual se puede compensar adquiriendo bonos o compromisos. Otro aporte de esta norma es que establece una terminología común para los aspectos ambientales.

Por Ana María Mejía Rusconi

SEGUIR LEYENDO:

Beto Ortiz: «El único enemigo que tenemos los peruanos es Sendero Luminoso» 

Dina Boluarte: exigen que presione al Congreso para el adelanto de elecciones al 2023 

Minedu: Padres de familia pueden reportar colegios informales en el portal Identicole

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.