Umberto Jara: «Cuando termine el Mundial, Martín Vizcarra deberá ubicarse»
A+

–¿Por qué considera que la selección peruana de fútbol que clasificó a Rusia 2018 rompió con el paradigma del fracaso?

Por varias razones. La primera de ellas es la decisión que tomó Juan Carlos Oblitas, como director deportivo de la selección, al elegir a Ricardo Gareca como director técnico. Esa fue una elección fundamental porque Gareca era el profesional que más se adecuaba a las necesidades peruanas. Luego, está el trabajo que diseñaron Gareca y su comando técnico, que apuntó a desarrollar un sistema de trabajo muy profesional. Se empezó a trabajar con los criterios de un proyecto a futuro, cuyas reglas se respetaban. Se excluyó a los indisciplinados y se empezó a trabajar con un criterio de equipo y no en función de figuras. Y a todo esto se le agregó el uso de la tecnología, programas que aplican para el estudio futbolístico y para el control físico de los jugadores.

–¿Qué opina de la nueva identidad del equipo de Gareca y su eficiencia colectiva por encima de la individualidad?

Es uno de los grandes logros de Gareca y su comando técnico. Por primera vez se impuso la idea del trabajo en equipo como un concepto fundamental. Tienen como norma que lo más importante es el “nosotros” y no el “yo”. Toda tarea que se arma en términos de un conjunto da resultados, los individualismos no sirven, y lo que estamos viendo es un gran ejemplo: hay una eficiencia colectiva producto del trabajo en equipo. Creo que una de las grandes lecciones de la selección peruana es que nos ha enseñado en que en cualquier actividad, no solo en el fútbol, se pueden conseguir resultados si se trabaja en equipo.

–¿En qué incide la cultura del éxito que refiere respecto al proceso futbolístico logrado por Gareca? 

El Perú es un país en el que no existe cultura del éxito. Existe un terrible defecto: aquí se castiga el éxito. Cuando alguien triunfa se busca cuestionarlo en lugar de aplaudir y seguir su ejemplo. El éxito futbolístico logrado por la selección debe hacernos reflexionar. Es una muestra de que es maravilloso tener éxito y tener peruanos exitosos. Sirve mucho porque aporta muchas cosas: la lección de saber que todo esfuerzo se premia, que nada es gratis, que todo es fruto del trabajo y que el éxito abre puertas.

–¿Cómo nace su último libro “El camino a Rusia”?

Mi libro “El camino a Rusia” surgió al descubrir la seriedad, el profesionalismo y la dedicación con que estaban trabajando en la selección, y pensé que esa historia tenía que ser contada porque es una historia ejemplar, un modelo para llegar a una meta con base en el trabajo serio, con dedicación y en equipo. Pensé: “es una historia que va más allá del fútbol y puede servir para cualquier actividad, desde el estudiante que busca una profesión, el pequeño emprendedor que avanza, la pequeña empresa que se esfuerza”.

–¿Ve alguna vinculación entre la realidad futbolística y la política?

El fútbol es un fenómeno de gran impacto social y ya ha trastocado la agenda política. Hay muchos problemas de fondo que se están olvidando porque estamos viviendo enfocados en el fútbol. Y lo podemos ver en las protestas y en las medidas desacertadas que, si no hubiera fútbol, estarían generando problemas mayores. El presidente Vizcarra da la impresión de estar trabajando en función de la tribuna y parece olvidar que a él se le recibió con expectativa porque fue un gran gobernador regional, pero hasta el momento solo vemos gestos para la tribuna. Cuando acabe el Mundial va a tener que ubicarse de una vez en la realidad.

GUERRERO CON UN ENTORNO QUE NO LO AYUDA

–¿Cómo analiza que el capitán Paolo Guerrero haya tenido que sufrir tanto para ser habilitado por la justicia suiza?

Creo que el sufrimiento se lo generó el propio Paolo. En la vida hay que saber tomar decisiones. Cuando le dieron seis meses de suspensión debió aceptar la medida que le era favorable. Su error fue insistir en que no le dieran ninguna sanción. Entonces, yo no lo veo como un sufrimiento, es una mala decisión de un deportista que tiene un entorno que no lo ayuda.

LA SELECCIÓN CUENTA CON 23 JUGADORES

“La selección no es de Guerrero, y Guerrero no es el único. Nosotros tenemos 23 jugadores. Aunque la inmensa mayoría se enoje, me permito discrepar de los que piensan que Guerrero es casi un milagroso personaje del cual dependemos. Prefiero pensar en el equipo”.

UMBERTO JARA: Escritor, periodista y abogado. Estudió en la Universidad Católica del Perú. Ejerció el periodismo en prensa gráfica, radio y televisión.

ROBERTO SÁNCHEZ R. ([email protected])