Corporación USIL celebra 50 años
A+

Ha corrido tanta agua bajo el puente, en el último medio siglo, y se puede decir que en nuestro país y en todo el mundo hay instituciones que han quedado en el olvido y otras que se han fortalecido de manera progresiva, como es el caso de la Corporación Educativa San Ignacio de Loyola, que acaba de cumplir 50 años de exitoso camino, de la mano de su presidente fundador Raúl Diez Canseco Terry.

En la ceremonia conmemorativa, celebrada recientemente, los asistentes fueron testigos del compromiso de su fundador, quien recordó sus inicios en una antigua cochera de la casa de sus padres cuando él tenía 20 años y su camino hacia la moderna infraestructura que hoy goza. “Estamos en un proceso firme de transformación hacia una educación digital”, dijo con firmeza.

Efectivamente, a sus 70 años edad, Raúl Diez Canseco sigue con el mismo entusiasmo de sus inicios, pero su ilusión es mucho más fuerte, ­confiesa, porque cada vez conoce mejor a los jóvenes y los ve inquietos, con muchas ganas de aprender. Además, es consciente de la responsabilidad que tiene con la juventud, de estar a la vanguardia de las nuevas tecnologías y ofrecerles las mejores herramientas para triunfar en la vida.

Diez Canseco señala que la agenda pública y política de nuestro país debiera poner en debate los temas que actualmente preocupan al mundo como son la revolución industrial 4.0, los procesos migratorios, el calentamiento global y el deterioro del medio ambiente.

“Mientras nos insultamos y atacamos, hay un proceso tecnológico que es un tsunami por su crecimiento exponencial y que en el mundo amenaza con procesos de automatización que impactarán sobre los puestos de trabajos humanos”, dijo.

Cita como ejemplos los informes de Price Waterhouse Coopers que pronostica que el 38% de las ocupaciones en Estados Unidos podrían ser eliminadas el 2030. Del mismo modo, Boston Consulting Group concluye que para el 2025, la proporción de tareas realizadas por los robots aumentará de un promedio global del 10% al 25 % en todas las industrias manufactureras del mundo.

Diez Canseco alertó que si bien en América Latina no existen estudios serios sobre el impacto de las nuevas tecnologías en el trabajo es altamente probable que los robots compitan y finalmente reemplacen a los trabajadores latinos en la industria manufacturera y de servicios.

Esperan aprobación de Sunedu

La proyección de esta corporación educativa es sin duda expectante. Han adquirido un fundo en Pisco para potenciar la agroindustria y poder ofrecerles a sus alumnos una preparación integral, que les permita ver de cerca el resultado de lo aprendido en las aulas, con significativos ejemplos de emprendimientos ganadores.

Sin embargo, también les preocupa que algunas instituciones no avancen al ritmo que deberían. “Existen universidades como la nuestra que están esperando la voluntad de la Sunedu (Superintendencia Nacional de Educación), hace un año que no nos aprueban seis nuevas carreras, una de ellas es Medicina Humana, sabiendo sobretodo que existe déficit de médicos en nuestro país y no nos aprueban la Facultad de Medicina, incluso, tenemos proyectado levantar una moderno centro que se llamará La Clínica de Sanos, donde las personas podrán acudir a realizarse un chequeo preventivo y poder detectar algunas enfermedades a tiempo y poder evitar tratamientos complicados”, dijo.

Ser muy buenos es un reto permanente

“Este medio siglo nos deja una gran lección, tenemos muchas esperanzas y también retos, por eso sabemos que la única manera de convencer a que los jóvenes nos sigan eligiendo es ser muy buenos. No tengo otro camino que innovación, excelencia, eficiencia, modernización”, dijo convencido Diez Canseco Terry.

Hoy tenemos 7 facultades y 28 carreras y nos preocupa una regulación que no nos deja correr al ritmo que podemos y deberíamos. Estamos en una era virtual, por ello españoles dictan maestrías, al igual que americanos y de los países más impensados. Ellos vienen con lo último de sus propuestas virtuales y yo no puedo competir con ellos, porque acá no nos aprueban los permisos necesarios, es una cosa de locos, sentenció el presidente fundador de la Corporación Usil.

Cuando le consultamos qué le diría a los jóvenes, respecto a la responsabilidad que deberían asumir para sus vidas, dijo que la única manera de salir adelante es estudiando, ser acucioso, que los jóvenes no anden con anteojeras, porque el mundo está pasando y no se están dando cuenta que la tecnología no los va a esperar.

PERSONALIDADES PRESENTES

La ceremonia por el 50 aniversario de la Corporación USIL congregó a destacadas personalidades. Entre ellas estuvieron el ex presidente del gobierno español, José María Aznar; el alcalde electo de Lima, Jorge Muñoz; el fundador del Partido Popular Cristiano, Luis Bedoya Reyes; el director del Instituto Libertad y Democracia, Hernando de Soto; y políticos como Lourdes Flores Nano, Víctor Andrés García Belaunde, entre otros.

LOS PRIMEROS 50 AÑOS

La Corporación Educativa San Ignacio de Loyola, empezó en 1968, cuando el joven Raúl Diez Canseco Terry, de veinte años de edad, abrió la Academia de Preparación Pre Universitaria del mismo nombre. En ese momento tenía apenas 20 alumnos. Hoy, la corporación educativa tiene más de 30 mil alumnos en todos los niveles de educación, desde inicial hasta post grado, con presencia en tres países: Perú, Estados Unidos y Paraguay.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.